comidatipica.org
>

Comida y platos típicos de España

La gama de platillos españoles es tan grande que varían de una zona a otra. La diversidad cultural, de tradiciones, paisajes, geografía e historia han servido para enriquecer la gastronomía y reflejar esas múltiples convivencias en este territorio de abundancia. Quizás, el hecho histórico de mayor relevancia que impactó la cocina española fue la presencia árabe durante ocho siglos en la Península Ibérica donde se incorporaron muchos sabores exóticos como el uso del azafrán y del azahar. Otro evento predominante fue la invasión al nuevo mundo, donde tras conocer un mundo cultural diferente vino unido a sí el despertar de la utilización de alimentos, sabores, técnicas e instrumentos nuevos. Marcando un antes y un después del maíz, la patata, el chile, entre otros. 
Esta riqueza española se refleja en la multiplicidad que hay en la gastronomía de una región a otra. En la región de Asturias, Galicia y Cantabria que es una zona lluviosa por excelencia, abierta al océano Atlántico es bendecida por sus vieiras de tamaños colosales de hasta medio kilo, entre otros mariscos. Y con una producción lechera envidiable lo que la hace famosa por sus quesos, sobresaliendo el fuerte sabor del queso azul.
Asturias hizo famosa la sidra, espumosa y con suave sabor a base de manzana, es la bebida acompañante de los famosos fabes con almejas que tanto se consumen y han dado buena fama a la zona. Pero no olvidemos el buen jamón y producción de cerdos, en Asturias se cocinan con tocino ahumado de cerdo las truchas y salmones dando un toque exquisito que deleita a todos los comensales.
Y aunque se piense que la cocina gallega es pura comida marina, con la pata delantera del cerdo hacen el platillo más popular del lugar: el lacón. Así, también reinan las empanadas gallegas, el pulpo y guiso a la feira. Y nada más adecuado para beber que un vino blanco de Ribeiro y más si los postres son tocinillos del cielo, la tarta de Santiago o el muy conocido arroz con leche.
Otra zona de gastronomía regional muy marcada es la de El país Vasco, Navarra y La Rioja; por ser una región de ríos y colinas en el abundan los peces, mariscos, las verduras y las aves de caza. La cocina vasca es popular por su suculento pescado, Navarra brilla por su plato de truchas y sus potajes franceses versionados y La Rioja es sinónimo de buen vino. 
Cataluña y Aragón son tierras de ingredientes inusuales, donde la carne y los mariscos pueden ser la pareja perfecta seguido de un plato de calamares y gambas. Las zarzuelas es el pescado más popular y en su preparación sus ingredientes especiales son vino en las salsas y el azafrán, cosa que constituye la comida de esta región. En Aragón por ser un sitio de aridez la comida es más sencilla: las truchas fritas, la salsa de chilindrón y las pastas zaragozanas son representativas. 
De ese modo cada región se viste con una gastronomía envidiable y aunque brillen las populares tapas en Andalucía, no le quita merito a las preparaciones de carnes y pescados de Madrid; mucho menos se puede elegir entre el vino de La Mancha y el valenciano, o en Murcia la sangría que representa una invención de base frutal cítrica que encanta a todos. 
En España se disfruta la comida a la mesa, los platos y vinos son variados y sólo nos complica la escogencia como comensal.      

La gama de platos españoles es tan grande que varían de una zona a otra. La diversidad cultural, de tradiciones, paisajes, geografía e historia han servido para enriquecer la gastronomía y reflejar esas múltiples convivencias en este territorio de abundancia. Quizás, el hecho histórico de mayor relevancia que impactó la cocina española fue la presencia árabe durante ocho siglos en la Península Ibérica donde se incorporaron muchos sabores exóticos como el uso del azafrán y del azahar. Otro evento predominante fue la invasión al nuevo mundo, donde tras conocer un mundo cultural diferente vino unido a el despertar de la utilización de alimentos, sabores, técnicas e instrumentos nuevos. Marcando un antes y un después del maíz, la patata, el chile, entre otros. 

Esta riqueza española se refleja en la multiplicidad que hay en la gastronomía de una región a otra. En la región de Asturias, Galicia y Cantabria que es una zona lluviosa por excelencia, abierta al océano Atlántico es bendecida por sus vieiras de tamaños colosales de hasta medio kilo, entre otros mariscos. Y con una producción lechera envidiable lo que la hace famosa por sus quesos, sobresaliendo el fuerte sabor del queso azul.

Asturias hizo famosa la sidra, espumosa y con suave sabor a base de manzana, es la bebida acompañante de los famosos fabes con almejas que tanto se consumen y han dado buena fama a la zona. Pero no olvidemos el buen jamón y producción de cerdos, en Asturias se cocinan con tocino ahumado de cerdo las truchas y salmones dando un toque exquisito que deleita a todos los comensales.

Gastronomia y bebidas tipicas en el norte de España

Y aunque se piense que la cocina gallega es pura comida marina, con la pata delantera del cerdo hacen el plato más popular del lugar: el lacón. Así, también reinan las empanadas gallegas y el pulpo a feira. Y nada más adecuado para beber que un vino blanco de Ribeiro o Albariño y más si los postres son tocinillos del cielo, la tarta de Santiago o el muy conocido arroz con leche.

Otra zona de gastronomía regional muy marcada es la de El país Vasco, Navarra y La Rioja; por ser una región de ríos y colinas en el abundan los peces, mariscos, las verduras y las aves de caza. La cocina vasca es popular por su suculento pescado, Navarra brilla por su plato de truchas y sus potajes franceses versionados y La Rioja es sinónimo de buen vino. 

Cataluña y Aragón son tierras de ingredientes inusuales, donde la carne y los mariscos pueden ser la pareja perfecta seguido de un plato de calamares y gambas. Las zarzuelas es el pescado más popular y en su preparación sus ingredientes especiales son vino en las salsas y el azafrán, cosa que constituye la comida de esta región. En Aragón por ser un sitio de aridez la comida es más sencilla: las truchas fritas, la salsa de chilindrón y las pastas zaragozanas son representativas. 

De ese modo cada región se viste con una gastronomía envidiable y aunque brillen las populares tapas en Andalucía, no le quita merito a las preparaciones de carnes y pescados de Madrid; mucho menos se puede elegir entre el vino de La Mancha y el valenciano, o en Murcia la sangría que representa una invención de base frutal cítrica que encanta a todos. 

En España se disfruta la comida a la mesa, los platos y vinos son variados y la única pega es saber cual elegir.

Fotos de los platos de España

Comida y platos típicos de España
Comida y platos típicos de España
Comida y platos típicos de España

 

La Paella

La paella por excelencia español, y existen algunas variantes; se pudiera decir que cada región tiene su versión del plato. Pero lo que realmente caracteriza y le da el nombre de paella es el modo o método implementado para preparar su ingrediente principal que es el arroz. Dicho de otra manera, su nombre proviene del recipiente en el que se prepara, siendo este un tipo de sartén de hierro colado o de acero, generalmente amplio, pero con poca profundidad y con dos asas de ambos lados. “Arroz a la paella”, así lo expresan en la provincia de Valencia. Lo cierto es que, según relata la historia el arroz proveniente de Asia, se logró instalar en Europa y en las costas españolas por los años 330 A.C. y desde entonces se convirtió en el ingrediente principal de este platillo. En el idioma español se reconoce la palabra paella como sinónimo de sartén y se da a conocer como arroz valenciano por los años de 1900, de donde se le conoce como originario. A pesar de que su consumo es evidente por todo el territorio de España, se pueden apreciar alteraciones según la zona en sus componentes. En la receta original, producto de la poca ganadería encontrada en la comunidad valenciana se utilizaron animales de corral, apreciándose ingredientes como el arroz valenciano, el conejo, el pollo, el pato, caracoles, azafrán, judías verdes, judías blancas, pimentón, ajo, sal, habas, tomates y aceite de oliva. En la actualidad, tal simplicidad en la preparación convierte a la paella en un platillo libre para su modificación, permitiendo que existan cambios en la receta, como por ejemplo la paella mixta, que combina carne y mariscos o incluso pescado. Paella marinera, que integra mezclas de pescados y mariscos; entre otras composiciones. Sin duda alguna, se trata de un plato que trasciende más allá de sus límites fronterizos, siendo posiblemente el plato mejor conocido en el extranjero.

Tortilla de patatas

Este es sin duda un plato muy común España, que suele encontrarse en cualquier restaurante o bar, y en cada uno de los hogares españoles; digno de tener una excusa para prepararlo a cualquier hora del día, ya sea en el desayuno, en el almuerzo, merienda, de aperitivo, en la cena o como se prefiera. Gracias a la sencillez para elaborarlo, además, de la accesibilidad de la compra de sus elementos es una excelente opción. Por otro lado, la tortilla de patatas, inconfundible por su aroma y sabor es un platillo referente de la amplia gastronomía española, y cuyo origen no se tiene aún muy claro. Sin embargo, existen algunas teorías debatidas acerca de cuál fue la primera vez que apareció y de dónde salió. En esta región los platos típicos solían ser inventados más por necesidad que por ganas de innovar. Es así como la historia revela la leyenda de una campesina de humilde procedencia quien fue la inventora o creadora de tan famosa receta, cuando al recibir en su casa la visita del general carlista Tomás Zumalacárregui por los años de (1808-1835) en época de invierno en los bosques de Navarras. Se cuenta que éste le pidió algo de comer y la mujer le preparó un platillo sólo con lo que tenía al alcance; unas patatas, cebolla y huevos; creando una tortilla de patatas que, luego el general la haría popular entre sus tropas carlistas por la sencillez de su preparación. Sin embargo, existe un estudio reciente que revela su origen verdadero y data de unos veinte años antes del nacimiento del general Zumalacárregui, por los años 1798. Consistía en la búsqueda desesperada por parte de dos personajes, uno llamado Joseph de Tena Godogy y al marqués de Robledo de resolver la hambruna en aquella época. Lo cierto es que se necesita sólo de una patata, de algunos huevos acompañados de un poco de aceite de oliva virgen y una cebolla como ingrediente para preparar tan deleitante platillo; y por supuesto, puedes añadirles elementos adicionales como se suelen presenciarse hoy en día en sus variaciones, donde se presenta la integración de elementos como la popular “tortilla campera de pisto con chorizo”. Únicamente debes tener en cuenta que los ingredientes deben ser de buena calidad.

Cordero Asado

Como su nombre lo indica, se trata de la preparación de la carne de cordero asada. Este no es un platillo que pudiéramos encontrar sólo en España. Países como Francia y Turquía, por nombrar algunos, son también beneficiados en Europa de tan deliciosa receta. Y es que, a nivel mundial, la carne de cordero es una de las más aceptada y aptas para el consumo humano en muchas culturas y religiones. Pero, además, su preparación puede variar según la región en que ésta se realice. En España se concentra con más fuerza en las regiones de Castilla y León. Siendo la carne de cordero un platillo ideal en fiestas, celebraciones y ocasiones especiales; sin importar lo grande o chico del evento, siempre es de buen gusto disfrutar del intenso e inconfundible sabor que genera la delicada carne de cordero. Esta se aliña con muy pocos elementos, como el ajo, la manteca y un poco de limón. Se asa en un horno dentro de una vasija de arcilla, la cual generalmente se utiliza nuevamente para servir el propio Cordero Asado. De esta manera, el preparar, festejar y disfrutar de esta receta es toda una tradición que se ha transmitido de generación en generación a través de los años. Y aunque en la actualidad no se vea reflejada la cotidianidad de su consumo en el día a día, su presencia no se ha perdido de las festividades. En este sentido, es una de las recetas que tiene pocas modificaciones. Sus ingredientes de composición se basan en el uso de unos cuantos condimentos: dientes de ajo, un poco de sal, manteca de cerdo, agua y limón; utilizando como método la introducción de la carne de cordero, previamente aliñada, dentro de un horno panadero. Luego es colocada dentro de una vasija de barro o arcilla, donde posteriormente se dejará servido el resultado final, que será el cordero asado, acompañado opcionalmente con alguna ensalada de lechuga, patatas, tomate y cebolla.

Bacalao al Pilpil

Bacalao, ajo, aceite de oliva y pimientos de guindillas o ajíes, son los elementos o ingredientes principales dentro de la elaboración de un clásico “Bacalao al pilpil”. El original y peculiar nombre de esta receta de tan buena reputación dentro de la gastronomía vasca, se relaciona con el sonido producido por parte del estallido de una de las proteínas que suelta el bacalao durante el contacto con el aceite de oliva. También está relacionado con el sonido proveniente del aceite al hervir “pil”, resultando posible nombrar de esta manera a la tan deliciosa y emulsionada salsa. Sin embargo, existe otra teoría que afirma que proviene del nombre en swahili, a través del idioma portugués “piri piri”, que son los pimientos utilizados en la receta. Hay una historia muy popular que cuenta la providencia del platillo. “Hace mucho existió un comerciante que pidió o encargó entre unos 20 o 22 bacalaos para su comercialización, y que en cambio recibió sorprendentemente 20.022 ejemplares, excedente que posteriormente logró vender gracias al afortunado (sólo para él) segundo asedio de Bilbao, saciando así la hambruna que se generó a falta de alimentos. No obstante, de ser cierta o no esta u otras teorías, lo que realmente importa es que, su modo de preparación tan simple logró que este platillo ejemplar se considerara típico e importante para la región, gracias a su alto contenido calórico, permitiendo en inviernos, por ejemplo, que logres reunir las calorías necesarias. ¿Cómo decirle que no a tantas personas que al llegar a España te proponen probar de este maravilloso alimento?

Gazpacho andaluz

El origen del Gazpacho, se ubica geográficamente en lo que para los romanos era llamado despectivamente como el granero de Roma; Andalucía, ubicada al sur de España, donde los productos que produce el cultivo de la huerta son abundantes. 

El Gazpacho es una sopa que se sirve fría durante los meses o temporadas más calurosas. En su receta original, se pueden apreciar que no se constituía de ninguna especie de verdura sino en la implementación sencilla de hortalizas crudas como ingredientes: el ajo, la cebolla, los tomates, pepinos y pimientos; además del aceite de oliva y vinagre. Su aspecto característico es el de una sopa colorida roja o de tonalidad anaranjado pálido, dependiendo de qué tomate se utiliza. Otra característica sería que, es una sopa que se sirve en una cazuela clásica de arcilla para lograr mantener su frescura al ser servida. Como dato curioso, existe una variante que se basa en la incorporación de la mezcla entre pan desmigado, vinagre y aceite de oliva, denominada como Gazpacho primigenio. Éste es el responsable de alimentar durante muchos años a los campesinos ibéricos del sur. Esta junto a otras variantes fueron evolucionando a través de los años predominando el Gazpacho Andaluz.

El origen del Gazpacho, se ubica geográficamente en lo que para los romanos era llamado despectivamente como el granero de Roma; Andalucía, ubicada al sur de España, donde los productos que produce el cultivo de la huerta son abundantes. 
El Gazpacho es una sopa que se sirve fría durante los meses o temporadas más calurosas. En su receta original, se pueden apreciar que no se constituía de ninguna especie de verdura sino en la implementación sencilla de hortalizas crudas como ingredientes: el ajo, la cebolla, los tomates, pepinos y pimientos; además del aceite de oliva y vinagre. Su aspecto característico es el de una sopa colorida roja o de tonalidad anaranjado pálido, dependiendo de qué tomate se utiliza. Otra característica sería que, es una sopa que se sirve en una cazuela clásica de arcilla para lograr mantener su frescura al ser servida. Como dato curioso, existe una variante que se basa en la incorporación de la mezcla entre pan desmigado, vinagre y aceite de oliva, denominada como Gazpacho primigenio. Éste es el responsable de alimentar durante muchos años a los campesinos ibéricos del sur. Esta junto a otras variantes fueron evolucionando a través de los años predominando el Gazpacho Andaluz.El origen del Gazpacho, se ubica geográficamente en lo que para los romanos era llamado despectivamente como el granero de Roma; Andalucía, ubicada al sur de España, donde los productos que produce el cultivo de la huerta son abundantes. 
El Gazpacho es una sopa que se sirve fría durante los meses o temporadas más calurosas. En su receta original, se pueden apreciar que no se constituía de ninguna especie de verdura sino en la implementación sencilla de hortalizas crudas como ingredientes: el ajo, la cebolla, los tomates, pepinos y pimientos; además del aceite de oliva y vinagre. Su aspecto característico es el de una sopa colorida roja o de tonalidad anaranjado pálido, dependiendo de qué tomate se utiliza. Otra característica sería que, es una sopa que se sirve en una cazuela clásica de arcilla para lograr mantener su frescura al ser servida. Como dato curioso, existe una variante que se basa en la incorporación de la mezcla entre pan desmigado, vinagre y aceite de oliva, denominada como Gazpacho primigenio. Éste es el responsable de alimentar durante muchos años a los campesinos ibéricos del sur. Esta junto a otras variantes fueron evolucionando a través de los años predominando el Gazpacho Andaluz.El origen del Gazpacho, se ubica geográficamente en lo que para los romanos era llamado despectivamente como el granero de Roma; Andalucía, ubicada al sur de España, donde los productos que produce el cultivo de la huerta son abundantes. 
El Gazpacho es una sopa que se sirve fría durante los meses o temporadas más calurosas. En su receta original, se pueden apreciar que no se constituía de ninguna especie de verdura sino en la implementación sencilla de hortalizas crudas como ingredientes: el ajo, la cebolla, los tomates, pepinos y pimientos; además del aceite de oliva y vinagre. Su aspecto característico es el de una sopa colorida roja o de tonalidad anaranjado pálido, dependiendo de qué tomate se utiliza. Otra característica sería que, es una sopa que se sirve en una cazuela clásica de arcilla para lograr mantener su frescura al ser servida. Como dato curioso, existe una variante que se basa en la incorporación de la mezcla entre pan desmigado, vinagre y aceite de oliva, denominada como Gazpacho primigenio. Éste es el responsable de alimentar durante muchos años a los campesinos ibéricos del sur. Esta junto a otras variantes fueron evolucionando a través de los años predominando el Gazpacho Andaluz.

Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía