comidatipica.org
>

Comida típica de Honduras

En Honduras se puede bailar y comer con el mismo goce y sabor de una buena sopa de caracol, esta sopa ha sido todo un éxito en ambos campos, por un lado, Banda Blanca nos enseñó el ritmo y por otro lado la gastronomía hondureña con su herencia multicultural pudo resultar en platillos dignos de un éxito sonoro. 
La comida en Honduras es así, con mucho sabor y muy fresca, relajada, pero de calidad. Pero la bella Honduras no escapa a la influencia generada por la colonización, por su contacto con vecinos caribeños y los inmigrantes, sobretodo italianos y palestinos, como la zona norte del país en que sobresalen en las preparaciones locales. La famosa sopa de caracol es común de esta región, que tiene costas y gozan de la extracción de caracoles más las cosechas de verduras como la yuca. Además del uso del maíz en las tortillas de maíz (en ninguna mesa puede faltar una tortilla de maíz, pupusa, tamal o atole) que son una herencia que comparte con sus hermanos americanos como el uso de los frijoles, camotes, calabaza, y los chiles y por la influencia de España, casi de igual forma, se utiliza la harina de trigo. Pero no hay un ingrediente de la cocina hondureña que no sea tan sobresaliente como el coco que es muy apreciado desde su leche, fruta o aceite para gran parte de las elaboraciones gastronómicas que se hacen en el país centroamericano.
Por la colonización toda la forma en que se vivía cambió para los nativos indígenas que tuvieron que adaptarse y ver en estos nuevos elementos fuentes de alimentación. Los españoles introdujeron cultivos de trigo, cebada, higos, uvas, caña de azúcar, café, granadas, limas, limones, ajos, cebollas, perejil, garbanzos, distintos tipos de carne como la porcina, vacuna y de aves de corral. Estos incluso hasta nuestros días prevalecen y como ingredientes primordiales en la dieta del hondureño. Lo más común es que el plato de cena este compuesto por plátano frito, aguacate, mantequilla, huevos, tortilla de maíz y carne de res, pollo o cerdo, aunque por lo general desde la época prehispánica los mayas tuvieron una gastronomía vegetariana que no ha variado mucho en este aspecto. Siempre se acompañan las comidas de alguna bebida fría o un rico café negro.
La zona sur se caracteriza por su producción láctea rica en quesos y carnes de res o cerdo que van perfecto con las pupusas que allí se elaboran de maíz. Aunque el máximo exponente de la comida del sur de Honduras es la sopa levantamuertos elaborada de productos marinos locales como huevos de tortuga y camarón jumbo.
Honduras tiene una mezcla muy interesante de dos culturas, porque la colonización en el país fue de carácter igualitario. Se consideraron a los aborígenes súbditos del rey de igual modo lo eran los peninsulares y se favoreció los matrimonios mestizos, como el pan de semita. Las semitas son una popular elaboración de un pan que utiliza harina de trigo y harina de maíz tostado para un único resultado. 
La gastronomía típica es parecida al resto de Latinoamérica, con una fuerte tradición europea donde se consume cerdo asado para la cena de las festividades decembrinas. Se cree que esta tradición proviene de la identificación de los cristianos entre los judíos, ya que estos últimos no consumían cerdo, el que si lo hacía era un verdadero cristiano. Esta creencia se ha convertido en tradición al consumir cerdo en la época de homenaje a Jesucristo. 

En Honduras se puede bailar y comer con el mismo goce y sabor de una buena sopa de caracol, esta sopa ha sido todo un éxito en ambos campos, por un lado, Banda Blanca nos enseñó el ritmo y por otro lado la gastronomía hondureña con su herencia multicultural pudo resultar en platillos dignos de un éxito sonoro. 

La comida en Honduras es así, con mucho sabor y muy fresca, relajada, pero de calidad. Pero la bella Honduras no escapa a la influencia generada por la colonización, por su contacto con vecinos caribeños y los inmigrantes, sobretodo italianos y palestinos, como la zona norte del país en que sobresalen en las preparaciones locales. La famosa sopa de caracol es común de esta región, que tiene costas y gozan de la extracción de caracoles más las cosechas de verduras como la yuca. Además del uso del maíz en las tortillas de maíz (en ninguna mesa puede faltar una tortilla de maíz, pupusa, tamal o atole) que son una herencia que comparte con sus hermanos americanos como el uso de los frijoles, camotes, calabaza, y los chiles y por la influencia de España, casi de igual forma, se utiliza la harina de trigo. Pero no hay un ingrediente de la cocina hondureña que no sea tan sobresaliente como el coco que es muy apreciado desde su leche, fruta o aceite para gran parte de las elaboraciones gastronómicas que se hacen en el país centroamericano.

Por la colonización toda la forma en que se vivía cambió para los nativos indígenas que tuvieron que adaptarse y ver en estos nuevos elementos fuentes de alimentación. Los españoles introdujeron cultivos de trigo, cebada, higos, uvas, caña de azúcar, café, granadas, limas, limones, ajos, cebollas, perejil, garbanzos, distintos tipos de carne como la porcina, vacuna y de aves de corral. Estos incluso hasta nuestros días prevalecen y como ingredientes primordiales en la dieta del hondureño. Lo más común es que el plato de cena este compuesto por plátano frito, aguacate, mantequilla, huevos, tortilla de maíz y carne de res, pollo o cerdo, aunque por lo general desde la época prehispánica los mayas tuvieron una gastronomía vegetariana que no ha variado mucho en este aspecto. Siempre se acompañan las comidas de alguna bebida fría o un rico café negro.

La zona sur se caracteriza por su producción láctea rica en quesos y carnes de res o cerdo que van perfecto con las pupusas que allí se elaboran de maíz. Aunque el máximo exponente de la comida del sur de Honduras es la sopa levantamuertos elaborada de productos marinos locales como huevos de tortuga y camarón jumbo.

Honduras tiene una mezcla muy interesante de dos culturas, porque la colonización en el país fue de carácter igualitario. Se consideraron a los aborígenes súbditos del rey de igual modo lo eran los peninsulares y se favoreció los matrimonios mestizos, como el pan de semita. Las semitas son una popular elaboración de un pan que utiliza harina de trigo y harina de maíz tostado para un único resultado. 

La gastronomía típica es parecida al resto de Latinoamérica, con una fuerte tradición europea donde se consume cerdo asado para la cena de las festividades decembrinas. Se cree que esta tradición proviene de la identificación de los cristianos entre los judíos, ya que estos últimos no consumían cerdo, el que si lo hacía era un verdadero cristiano. Esta creencia se ha convertido en tradición al consumir cerdo en la época de homenaje a Jesucristo. 

Fotos de los platos de Honduras

Comida típica de Honduras

 

Sopa de Caracol

La sopa de caracol es un platillo importante dentro de gastronomía de Honduras. Producto del choque cultural entre los europeos colonizadores y de los indígenas nativos e influencia africana también. Integrado en primera instancia por la implementación del caracol de mar como ingrediente principal previamente sofrito con cebolla y ajo dentro de una sartén, para luego ser introducido a la olla, dando un sabor especial característico de este platillo. 
Se dice que la cocina hondureña se ha visto influenciada en gran manera por el año de 1797 con la llegada de los Garífunas, reforzando aún más la cocina gastronómica de Honduras, sobre todo en las preparaciones con mariscos.  
Los ingredientes exóticos que formarán el resultado final de la receta en forma de asopado son los caracoles de mar (como elemento principal), además se integran la zanahoria, apio, cebolla, ajíes (chiles) dulces, leche de coco, el cual se consigue al exprimir el coco rallado. También, como acompañante se observa la presencia de mandioca (yuca), ya sea en forma de casabe o como tortillas, al igual que los tostones de plátanos. Por otro lado, se le puede agregar crema de espárragos para que de esta manera la sopa espese un poco. Opcionalmente se le agrega algo de picante. Todos estos elementos hacen del platillo un verdadero sabor único y especial.
En otro aspecto, la sopa de caracol no solamente es popularizada por su sabor y tradición de su consumo, además, es también conocido a través de la pegajosa canción la cual tiene por nombre “sopa de caracol”, esta ganó mucha fama durante la década de los noventa con su pegadizo coro, en los instrumentos de la Banda Blanca que le agregó sabor y pegó no solo su canción sino el platillo al cual le hacía honor.

La sopa de caracol es un platillo importante dentro de gastronomía de Honduras. Producto del choque cultural entre los europeos colonizadores y de los indígenas nativos e influencia africana también. Integrado en primera instancia por la implementación del caracol de mar como ingrediente principal previamente sofrito con cebolla y ajo dentro de una sartén, para luego ser introducido a la olla, dando un sabor especial característico de este platillo. 

Se dice que la cocina hondureña se ha visto influenciada en gran manera por el año de 1797 con la llegada de los Garífunas, reforzando aún más la cocina gastronómica de Honduras, sobre todo en las preparaciones con mariscos.  

Los ingredientes exóticos que formarán el resultado final de la receta en forma de asopado son los caracoles de mar (como elemento principal), además se integran la zanahoria, apio, cebolla, ajíes (chiles) dulces, leche de coco, el cual se consigue al exprimir el coco rallado. También, como acompañante se observa la presencia de mandioca (yuca), ya sea en forma de casabe o como tortillas, al igual que los tostones de plátanos. Por otro lado, se le puede agregar crema de espárragos para que de esta manera la sopa espese un poco. Opcionalmente se le agrega algo de picante. Todos estos elementos hacen del platillo un verdadero sabor único y especial.

En otro aspecto, la sopa de caracol no solamente es popularizada por su sabor y tradición de su consumo, además, es también conocido a través de la pegajosa canción la cual tiene por nombre “sopa de caracol”, esta ganó mucha fama durante la década de los noventa con su pegadizo coro, en los instrumentos de la Banda Blanca que le agregó sabor y pegó no solo su canción sino el platillo al cual le hacía honor.

Montucas

Las montucas son parientes cercanas del llamado nacatamal, elaboradas principalmente con elote o la renombrada mazorca tierna y carne de pollo. Es un platillo muy típico de Honduras, producto de la mezcla cultural heredada de la gastronomía nativa (como maíz, yuca, frijol, chile, entre otros) junto a la europea (carne de res, carne de cerdo, aves de corral como pavos y pollos, los derivados huevos, leche, queso entre otros).
Los ingredientes que encontramos para la realización de este platillo son la mazorca como elemento primordial para la elaboración de la masa que contendrá los demás ingredientes de relleno, en los que se encuentra la cebolla, chiles picantes y chiles dulces, algunos dientes de ajo, aceitunas, pasas, chicharrones, carne de cerdo y manteca de cerdo, pimienta, sal y puede agregarse azúcar al gusto, también se puede apreciar la presencia de papas, arroz blanco y algunas semillas de mazorca, y para la envoltura se utiliza las hojas del mismo elote.

Las montucas son parientes cercanas del llamado nacatamal, elaboradas principalmente con elote o la renombrada mazorca tierna y carne de pollo. Es un platillo muy típico de Honduras, producto de la mezcla cultural heredada de la gastronomía nativa (como maíz, yuca, frijol, chile, entre otros) junto a la europea (carne de res, carne de cerdo, aves de corral como pavos y pollos, los derivados huevos, leche, queso entre otros).

Los ingredientes que encontramos para la realización de este platillo son la mazorca como elemento primordial para la elaboración de la masa que contendrá los demás ingredientes de relleno, en los que se encuentra la cebolla, chiles picantes y chiles dulces, algunos dientes de ajo, aceitunas, pasas, chicharrones, carne de cerdo y manteca de cerdo, pimienta, sal y puede agregarse azúcar al gusto, también se puede apreciar la presencia de papas, arroz blanco y algunas semillas de mazorca, y para la envoltura se utiliza las hojas del mismo elote.

Baleadas

En la cocina gastronómica de Honduras se le considera como “Las Baleadas” a una especie de tortilla a base de harina de trigo, popularmente conocida como uno de los alimentos más usuales o típicos de la comunidad hondureña. Ésta tortilla en su relleno pudiera estar compuesta por diversos ingredientes, pero los que principalmente se encuentran son los frijoles, pudiéndose agregar queso rallado y mantequilla, doblando de manera que quede con una forma de media luna. 
Es aclamado por toda la comunidad hondureña como el plato más emblemático en todo el país, en donde suele estar su presencia a través de muchos eventos tipo ferias y en restaurantes, siendo de muy bajo costo. 
Hay muchas teorías acerca de dónde surgió su nombre, la historia que más credibilidad aparenta pudiera ser la que nos cuenta que al probar este alimento los frijoles eran expulsados como balas por el otro lado, ya que anteriormente se elaboraba este platillo con frijoles negros en bala. Sin embargo, son dos los lugares que desde siempre reclaman haber sido los primeros en elaborar tal receta. La primera teoría se dirige hacia los campos de “La Lima” y el segundo nos traslada a la ciudad de “La Ceiba”.
Los ingredientes para la receta original están combinados entre la mantequilla el queso rallado y por supuesto de los frijoles, sin embargo, es añadido como forma de variante con todo tipo de carne, huevos, aguacate, mantequilla y el queso.

En la cocina gastronómica de Honduras se le considera como “Las Baleadas” a una especie de tortilla a base de harina de trigo, popularmente conocida como uno de los alimentos más usuales o típicos de la comunidad hondureña. Ésta tortilla en su relleno pudiera estar compuesta por diversos ingredientes, pero los que principalmente se encuentran son los frijoles, pudiéndose agregar queso rallado y mantequilla, doblando de manera que quede con una forma de media luna. 

Es aclamado por toda la comunidad hondureña como el plato más emblemático en todo el país, en donde suele estar su presencia a través de muchos eventos tipo ferias y en restaurantes, siendo de muy bajo costo. 

Hay muchas teorías acerca de dónde surgió su nombre, la historia que más credibilidad aparenta pudiera ser la que nos cuenta que al probar este alimento los frijoles eran expulsados como balas por el otro lado, ya que anteriormente se elaboraba este platillo con frijoles negros en bala. Sin embargo, son dos los lugares que desde siempre reclaman haber sido los primeros en elaborar tal receta. La primera teoría se dirige hacia los campos de “La Lima” y el segundo nos traslada a la ciudad de “La Ceiba”.

Los ingredientes para la receta original están combinados entre la mantequilla el queso rallado y por supuesto de los frijoles, sin embargo, es añadido como forma de variante con todo tipo de carne, huevos, aguacate, mantequilla y el queso.

Baleadas

Casamiento

En Honduras es muy bien conocida esta receta con el nombre de casamiento, al igual que en otros países del Caribe como Guatemala y El salvador. Sin embargo, esta creatividad gastronómica encuentra algunas variantes cuyo nombre se presenta como “Gallo Pinto” en países como Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Pero lo cierto es que, poseen de manera común en todas estas versiones, la combinación particular de dos ingredientes: el arroz y el frijol. 
Es un plato muy típico de la dieta hondureña compuesta principalmente por frijoles negros cocidos, también pueden ser frijoles rojos, además de arroz blanco. A éstos se integran los chiles o ajíes dulces, así como también el cilantro y el pimentón, además, un poco de aceite y sal. En diferentes oportunidades se agregan algunas hojas de laurel, pimienta, salsa inglesa, salsa de lizano y para su acompañamiento, plátano. 
Por otro lado, el “Casamiento” se trata de una mezcla de la cual no se conoce a ciencia cierta cuál es el verdadero origen o mejor dicho dónde y por quienes se produce por primera vez esta serie de elementos combinados unos entre otros en representación de las culturas nativas y las (de alguna manera) impuestas a través del tiempo desde la colonización, ya sea por la cultura europea que trajo los diferentes ingredientes derivados de la ganadería, o incluso la asiática de donde proviene el arroz. 

En Honduras es muy bien conocida esta receta con el nombre de casamiento, al igual que en otros países del Caribe como Guatemala y El salvador. Sin embargo, esta creatividad gastronómica encuentra algunas variantes cuyo nombre se presenta como “Gallo Pinto” en países como Costa Rica, Nicaragua y Panamá. Pero lo cierto es que, poseen de manera común en todas estas versiones, la combinación particular de dos ingredientes: el arroz y el frijol. 

Es un plato muy típico de la dieta hondureña compuesta principalmente por frijoles negros cocidos, también pueden ser frijoles rojos, además de arroz blanco. A éstos se integran los chiles o ajíes dulces, así como también el cilantro y el pimentón, además, un poco de aceite y sal. En diferentes oportunidades se agregan algunas hojas de laurel, pimienta, salsa inglesa, salsa de lizano y para su acompañamiento, plátano. 

Por otro lado, el “Casamiento” se trata de una mezcla de la cual no se conoce a ciencia cierta cuál es el verdadero origen o mejor dicho dónde y por quienes se produce por primera vez esta serie de elementos combinados unos entre otros en representación de las culturas nativas y las (de alguna manera) impuestas a través del tiempo desde la colonización, ya sea por la cultura europea que trajo los diferentes ingredientes derivados de la ganadería, o incluso la asiática de donde proviene el arroz. 

Casamiento

Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía