comidatipica.org
>

Comida típica de Bolivia

Desde tiempos ancestrales Bolivia tuvo un excelente sistema de cultivo, sobretodo en el lago Titicaca, donde residió la civilización Tiwanaku y sus sistemas agrícolas eran muy avanzados. Por este motivo la profunda huella étnica se hace sentir en su quehacer culinario que luego de la colonización fue influenciada por las culturas europeas, africanas y árabe; sin dejar de tener su esencia de las tribus aimara y quechua. Después, se agregaron técnicas y alimentos traídos de Argentina.
Sin embargo, la dieta del boliviano es muy monótona en cuanto a sus ingredientes y lo que varían son los platillos y técnicas utilizadas para la cocción y elaboración de los platos, así estos pueden variar según la región del país donde se encuentre. Bolivia presenta platillos, bebidas y dulces típicos en cada región. Lo más determinante para que se de esta variedad es la geografía y clima predominante por zonas, de esta manera en el altiplano se presencia abundancia en papas que son la base de la alimentación con aproximadamente 200 especies distintas, es común que la mayoría de sus comidas la contengan en sus ingredientes. Esto podría variar en los departamentos del valle y los llanos. Pero básicamente los ingredientes principales en las cocinas bolivianas son las carnes de res, aves, cordero y cerdo que son un aporte del viejo mundo junto al trigo y el azafrán, mientras que los indígenas ya habían legado un consumo de papas fundamentalmente, además de chuño y oca.
Es popular el consumo de papas y de maíz, siendo cultivados en grandes extensiones del país. Las empanadas y las salteñas son el desayuno perfecto que se ofrece en el país, sin olvidar una taza de café. Es importante entre sus bebidas la chicha, una bebida alcohólica tradicional.
Los platillos con carne incluyen una técnica de preparación mediante la cual se seca esta al sol, cubierta de sal. La carne puede ser de res o de llama y charque, que es servido con variadas verduras, ensalada y pan. El charqui es un método de conservación de la carne originaria del imperio incaico, en donde salaban la carne de llama, venado y aves como codornices o palomas. Curiosamente también secaban la carne de pescado que era utilizada como moneda de intercambio. Estas técnicas de deshidratación fueron usadas incluso luego de la invención del frigorífico, puesto que quedó sellado en la cultura culinaria de Bolivia. 
Las preparaciones en Bolivia contienen arroz, chicharrón y de vez en cuando carne de llama. Se tiene por costumbre condimentar bien las carnes y servirla con variedades de salsas. Una salsa muy popular es la llaghua que es muy picante. 
El maíz es utilizado incluso en bebida ejemplo de ello es el api que es una especie de mazamorra. También el pastel es una preparación elaborada con masa de maíz frita muy popular que puede estar rellena de carne, queso o pollo; pero no es de sorprender verla con carne de llama o cuy. Así, además de cocina étnica influenciada, la comida en Bolivia tiene un toque exótico que vale la pena aventurarse a probar. 

Desde tiempos ancestrales Bolivia tuvo un excelente sistema de cultivo, sobretodo en el lago Titicaca, donde residió la civilización Tiwanaku y sus sistemas agrícolas eran muy avanzados. Por este motivo la profunda huella étnica se hace sentir en su quehacer culinario que luego de la colonización fue influenciada por las culturas europeas, africanas y árabe; sin dejar de tener su esencia de las tribus aimara y quechua. Después, se agregaron técnicas y alimentos traídos de Argentina.

Sin embargo, la dieta del boliviano es muy monótona en cuanto a sus ingredientes y lo que varían son los platillos y técnicas utilizadas para la cocción y elaboración de los platos, así estos pueden variar según la región del país donde se encuentre. Bolivia presenta platillos, bebidas y dulces típicos en cada región. Lo más determinante para que se de esta variedad es la geografía y clima predominante por zonas, de esta manera en el altiplano se presencia abundancia en papas que son la base de la alimentación con aproximadamente 200 especies distintas, es común que la mayoría de sus comidas la contengan en sus ingredientes. Esto podría variar en los departamentos del valle y los llanos. Pero básicamente los ingredientes principales en las cocinas bolivianas son las carnes de res, aves, cordero y cerdo que son un aporte del viejo mundo junto al trigo y el azafrán, mientras que los indígenas ya habían legado un consumo de papas fundamentalmente, además de chuño y oca.

Es popular el consumo de papas y de maíz, siendo cultivados en grandes extensiones del país. Las empanadas y las salteñas son el desayuno perfecto que se ofrece en el país, sin olvidar una taza de café. Es importante entre sus bebidas la chicha, una bebida alcohólica tradicional.

Los platillos con carne incluyen una técnica de preparación mediante la cual se seca esta al sol, cubierta de sal. La carne puede ser de res o de llama y charque, que es servido con variadas verduras, ensalada y pan. El charqui es un método de conservación de la carne originaria del imperio incaico, en donde salaban la carne de llama, venado y aves como codornices o palomas. Curiosamente también secaban la carne de pescado que era utilizada como moneda de intercambio. Estas técnicas de deshidratación fueron usadas incluso luego de la invención del frigorífico, puesto que quedó sellado en la cultura culinaria de Bolivia. 

Las preparaciones en Bolivia contienen arroz, chicharrón y de vez en cuando carne de llama. Se tiene por costumbre condimentar bien las carnes y servirla con variedades de salsas. Una salsa muy popular es la llaghua que es muy picante. 

El maíz es utilizado incluso en bebida ejemplo de ello es el api que es una especie de mazamorra. También el pastel es una preparación elaborada con masa de maíz frita muy popular que puede estar rellena de carne, queso o pollo; pero no es de sorprender verla con carne de llama o cuy. Así, además de cocina étnica influenciada, la comida en Bolivia tiene un toque exótico que vale la pena aventurarse a probar. 

Fotos de los platos de Bolivia

Comida típica de Bolivia
Comida típica de Bolivia
Comida típica de Bolivia
Comida típica de Bolivia
Comida típica de Bolivia
Comida típica de Bolivia

 

Anticucho

El Antichucho, nombre proveniente del quechua, es un plato típico de la región andina dada a conocer durante la época de la conquista española; la fama de su consumo se remota al segundo virreinato del Perú, siendo popularizado entre las regiones cercanas de Sudamérica por los años del siglo XX, variando en cada una su forma de preparación. 
Originalmente, una de los tipos de carnes que eran utilizadas para su realización era la carne de llama, pero con la llegada de los españoles se fue remplazando por la carne de res. En su receta original, que viene desde el siglo XVI, es utilizado el corazón de la vaca cortado en trozos pequeños y colocándolo en una vara de madera o metal es pasada a la brasa donde se realiza su cocción.
Este alimento fue consumido durante mucho tiempo para la alimentación de los esclavos que habían llegado junto con los españoles, ya que estos desechaban todo lo que era tripas y viseras entre otras, lo cual permitió la creación de un platillo que fuera atractivo para el consumo.
En Bolivia se conserva la tradicional receta, que implementa el uso del corazón de vaca cortados en trozos, sin embargo, también se puede apreciar el uso cotidiano de la carne de llama. Su preparación es acompañada de papas cocidas y con una condimentación, que combina elementos como el ajo, el chile amarillo, la pimienta negra, el vinagre, maní molido, aceite, orégano, un poco de azúcar y sal al gusto. Al prepararla, su carne es colocada en la parrilla para su cocción.
Para esta nación, el antichucho es un alimento que el cual se puede apreciarse siendo comercializado por algunas personas denominadas anticucheras que se encuentran en las calles y en el horario preferido de la noche.

El Antichucho, nombre proveniente del quechua, es un plato típico de la región andina dada a conocer durante la época de la conquista española; la fama de su consumo se remota al segundo virreinato del Perú, siendo popularizado entre las regiones cercanas de Sudamérica por los años del siglo XX, variando en cada una su forma de preparación. 

Originalmente, una de los tipos de carnes que eran utilizadas para su realización era la carne de llama, pero con la llegada de los españoles se fue remplazando por la carne de res. En su receta original, que viene desde el siglo XVI, es utilizado el corazón de la vaca cortado en trozos pequeños y colocándolo en una vara de madera o metal es pasada a la brasa donde se realiza su cocción.

Este alimento fue consumido durante mucho tiempo para la alimentación de los esclavos que habían llegado junto con los españoles, ya que estos desechaban todo lo que era tripas y viseras entre otras, lo cual permitió la creación de un platillo que fuera atractivo para el consumo.

En Bolivia se conserva la tradicional receta, que implementa el uso del corazón de vaca cortados en trozos, sin embargo, también se puede apreciar el uso cotidiano de la carne de llama. Su preparación es acompañada de papas cocidas y con una condimentación, que combina elementos como el ajo, el chile amarillo, la pimienta negra, el vinagre, maní molido, aceite, orégano, un poco de azúcar y sal al gusto. Al prepararla, su carne es colocada en la parrilla para su cocción.

Para esta nación, el antichucho es un alimento que el cual se puede apreciarse siendo comercializado por algunas personas denominadas anticucheras que se encuentran en las calles y en el horario preferido de la noche.

Silpancho

El termino Sillp´ancho, según como lo expresa la lengua quechua, significa aplanado y delgado, dando referencia a la forma que posee la carne que protagoniza esta receta. Es un platillo típico específicamente de la zona o región de Cochabamba, en el cual la carne utilizada suele ser procesada y junto al pan darle su característica forma aplanada.
Teniendo no más de seis décadas desde su creación. Actualmente se conoce que se le fue entregada una medalla al mérito a la señora Celia La Fuente Peredo, por haber sido la creadora de tan suculenta receta, a la cual se le añadió el acompañamiento a la hora de servir por una ración de arroz, la cual no poseía, con papas hervidas y luego fritas, huevo frito y una deliciosa ensalada que tiene zanahorias y repollo (col), además de cebolla y tomates crudos. 
Es un plato que dejó de ser un plato típico de la zona del Cochabamba para formalizarse como platillo típico de toda Bolivia, y se ha visto muy bien distribuido en países de Europa y en los Estados Unidos, agregándole así algunos puntos positivos a la gastronomía boliviana a nivel internacional.
El pilar de este platillo es la carne, que debe estar blanda y con la menor cantidad de grasa posible, arroz (según la porción deseada), papas cocidas y huevos, a esto se le añade el locoto, la cebolla, el tomate, vinagre, pan molido (utilizado en la carne), sal, pimienta y aceite vegetal.

El termino Sillp´ancho, según como lo expresa la lengua quechua, significa aplanado y delgado, dando referencia a la forma que posee la carne que protagoniza esta receta. Es un platillo típico específicamente de la zona o región de Cochabamba, en el cual la carne utilizada suele ser procesada y junto al pan darle su característica forma aplanada.

Teniendo no más de seis décadas desde su creación. Actualmente se conoce que se le fue entregada una medalla al mérito a la señora Celia La Fuente Peredo, por haber sido la creadora de tan suculenta receta, a la cual se le añadió el acompañamiento a la hora de servir por una ración de arroz, la cual no poseía, con papas hervidas y luego fritas, huevo frito y una deliciosa ensalada que tiene zanahorias y repollo (col), además de cebolla y tomates crudos. 

Es un plato que dejó de ser un plato típico de la zona del Cochabamba para formalizarse como platillo típico de toda Bolivia, y se ha visto muy bien distribuido en países de Europa y en los Estados Unidos, agregándole así algunos puntos positivos a la gastronomía boliviana a nivel internacional.

El pilar de este platillo es la carne, que debe estar blanda y con la menor cantidad de grasa posible, arroz (según la porción deseada), papas cocidas y huevos, a esto se le añade el locoto, la cebolla, el tomate, vinagre, pan molido (utilizado en la carne), sal, pimienta y aceite vegetal.

Cuñapé

El Cuñapé, cuyo nombre tiene como referencia de origen guaraní, en el que su significado puede ser definido como “mujer pequeña”, también puede asimilarse a la forma del seno mamario que las mujeres poseen. 
Típico de Bolivia, específicamente del departamento de Santa Cruz y especial para el consumo del que viaja y del que desea un buen compañero para el café, es un delicioso pan de proporciones muy cortas, elaborado principalmente con almidón de yuca mezclado con queso. Se pueden encontrar versiones similares por toda Sudamérica, pero con diferentes nombres, por ejemplo, el llamado pan de yuca o pan de bono, entre otros.
Los ingredientes para ser posible su realización son: el almidón de yuca (del cual se hará la masa para el pan), queso, leche y el azúcar que nunca debe faltar. Su textura característica es dada gracias a que su cocción es de duración corta.

El Cuñapé, cuyo nombre tiene como referencia de origen guaraní, en el que su significado puede ser definido como “mujer pequeña”, también puede asimilarse a la forma del seno mamario que las mujeres poseen. 

Típico de Bolivia, específicamente del departamento de Santa Cruz y especial para el consumo del que viaja y del que desea un buen compañero para el café, es un delicioso pan de proporciones muy cortas, elaborado principalmente con almidón de yuca mezclado con queso. Se pueden encontrar versiones similares por toda Sudamérica, pero con diferentes nombres, por ejemplo, el llamado pan de yuca o pan de bono, entre otros.

Los ingredientes para ser posible su realización son: el almidón de yuca (del cual se hará la masa para el pan), queso, leche y el azúcar que nunca debe faltar. Su textura característica es dada gracias a que su cocción es de duración corta.

Humita

En Bolivia se le llama “Humita”, a lo que en muchas regiones de América se le conoce como tamales, la humita posee una versión dulce en la que su elaboración está integrada por la preparación del maíz dulce rallado, al que se le agrega canela, pasas y queso en su interior envueltas con las mismas hojas del maíz utilizado. Su origen es de las zonas andinas y el nombre (jumint´a) proviene del quechua. Generalmente consideradas propias de Chuquisaca, Cochabamba y de la región de Tarija, debido a que estas son los valles o regiones productores de su ingrediente principal, el maíz. Las formas de preparación pueden ser a la plancha, al horno o al vapor. 
Se trata de un alimento que concurre frecuentemente en los desayunos de la comunidad boliviana, así como también durante las meriendas, siendo tradición desde tiempos precolombinos. Puede ser elaborado agregándole queso al relleno de la masa hecha de maíz molido junto con un toque de sal y mantequilla, además, se utiliza un poco de leche, y para el refrito una cebolla blanca. Para su versión más dulce se le añade canela, azúcar granulada, algunas uvas pasas, anís y clavitos de olor.

En Bolivia se le llama “Humita”, a lo que en muchas regiones de América se le conoce como tamales, la humita posee una versión dulce en la que su elaboración está integrada por la preparación del maíz dulce rallado, al que se le agrega canela, pasas y queso en su interior envueltas con las mismas hojas del maíz utilizado. Su origen es de las zonas andinas y el nombre (jumint´a) proviene del quechua. Generalmente consideradas propias de Chuquisaca, Cochabamba y de la región de Tarija, debido a que estas son los valles o regiones productores de su ingrediente principal, el maíz. Las formas de preparación pueden ser a la plancha, al horno o al vapor. 

Se trata de un alimento que concurre frecuentemente en los desayunos de la comunidad boliviana, así como también durante las meriendas, siendo tradición desde tiempos precolombinos. Puede ser elaborado agregándole queso al relleno de la masa hecha de maíz molido junto con un toque de sal y mantequilla, además, se utiliza un poco de leche, y para el refrito una cebolla blanca. Para su versión más dulce se le añade canela, azúcar granulada, algunas uvas pasas, anís y clavitos de olor.

Salteña

La salteña, así llamaban por su lugar de origen a la mujer quién fue la creadora de esta receta a la cual se le fue heredado de nombre este apodo. Su historia revela que fue esta mujer de procedencia argentina, cuyo nombre era Juana Manuela Gorritti, y esposa del presidente Manuel Isidoro Belzu, quien fue la creadora de este platillo, el cual surgió debido a la necesidad de salir de la pobreza por la cual la mujer estaba transitando durante el siglo XIX. Esta se vio en la obligación de huir hacía la ciudad de Potosí ubicada en Bolivia, dónde posteriormente comenzaría a comercializarlas.
Son unas jugosas y suculentas empanadas típicas de Bolivia, las cuales están elaboradas con diferentes rellenos constituyendo de esta manera los diferentes tipos como, por ejemplo; salteñas de carne, salteñas de pollo, salteñas de hoja, salteñas de pizza, entre otros. Las cuales pueden contener rellenos a base de huevo duro, carnes como el pollo u otros elementos que formarán parte de un todo de forma de relleno para las salteñas que serán introducidas al horno y luego se sirve, en algunas ocasiones con salsa picante. Aunque muchas de estas puede que ya contengan identificado con una marca en su exterior que su contenido es picante. La comunidad boliviana identifica como “jigote” al típico relleno de las salteñas, el cual se caracteriza por ser un guiso que contiene carne o pollo cortado en trozos pequeños, sumergido en mantequilla y suficiente chile.

La salteña, así llamaban por su lugar de origen a la mujer quién fue la creadora de esta receta a la cual se le fue heredado de nombre este apodo. Su historia revela que fue esta mujer de procedencia argentina, cuyo nombre era Juana Manuela Gorritti, y esposa del presidente Manuel Isidoro Belzu, quien fue la creadora de este platillo, el cual surgió debido a la necesidad de salir de la pobreza por la cual la mujer estaba transitando durante el siglo XIX. Esta se vio en la obligación de huir hacía la ciudad de Potosí ubicada en Bolivia, dónde posteriormente comenzaría a comercializarlas.

Son unas jugosas y suculentas empanadas típicas de Bolivia, las cuales están elaboradas con diferentes rellenos constituyendo de esta manera los diferentes tipos como, por ejemplo; salteñas de carne, salteñas de pollo, salteñas de hoja, salteñas de pizza, entre otros. Las cuales pueden contener rellenos a base de huevo duro, carnes como el pollo u otros elementos que formarán parte de un todo de forma de relleno para las salteñas que serán introducidas al horno y luego se sirve, en algunas ocasiones con salsa picante. Aunque muchas de estas puede que ya contengan identificado con una marca en su exterior que su contenido es picante. La comunidad boliviana identifica como “jigote” al típico relleno de las salteñas, el cual se caracteriza por ser un guiso que contiene carne o pollo cortado en trozos pequeños, sumergido en mantequilla y suficiente chile.

Sándwich de Chola

Desde 1908 el sándwich de cerdo deleita paladares en Bolivia como alimento tradicional. Este platillo se originó de forma improvisada para saciar el hambre de una manera rápida, por tanto, aunque podría considerarse comida rápida, el sándwich de chola o cerdo es todo un plato lleno de creatividad y sabor que ha permitido aportar variedad de ingredientes y sazón a su preparación. En 1762 se nació este sandwish por el Conde Sándwich que necesitaba alimentarse, pero como jugaba maratónicos juegos de carta, requería un alimento que se tomara con una sola mano. Así que el cocinero se las ideó uniéndole al pan un buen trozo de carne. 
En Perú se consumía sándwich de embutido de cerdo, que se acompañaba de verduras, lechuga y tomate; y se comía comúnmente en las corridas de toros y eventos sociales de este tipo. Y no fue hasta que en 1908 empezó la popularización del sándwich de butifarra (un embutido de cerdo) cuando llegó a La Paz para ser vendido como pan caliente por las señoras de pollera (chola), las cuales son de identidad cultural en el país y vendía el sonado platillo en las fiestas patronales. Con la influencia de inmigrantes y la transculturización, el pan cambió a ser preferido con el escabeche árabe con chile, para luego haciendo mejorías, ser relleno de llahjua (salsa picante boliviana elaborada con tomates y locotos) en la carne de cerdo y con la cocción del cerdo con cualquier técnica o corte, pero el más común es la exposición al sol, lo cierto es que en todos lados del país y para cualquier ocasión.
El sándwich de chola consta de una preparación muy simple, el pan es cortado por la mitad y la calidad del pan es de gran importancia, luego se procede a rellenar con un trozo de carne de pierna de cerdo que ha sido sazonado con exposición al sol, cuenta demás con un macerado de cebollas y zanahoria junto al infaltable chile amarillo recién molido. El toque de limón, pimienta y comino no puede faltar para disfrutar un exquisito sándwich de chola que por lo general se disfrutar con refresco frio o una cerveza. 

Desde 1908 el sándwich de cerdo deleita paladares en Bolivia como alimento tradicional. Este platillo se originó de forma improvisada para saciar el hambre de una manera rápida, por tanto, aunque podría considerarse comida rápida, el sándwich de chola o cerdo es todo un plato lleno de creatividad y sabor que ha permitido aportar variedad de ingredientes y sazón a su preparación. En 1762 se nació este sandwish por el Conde Sándwich que necesitaba alimentarse, pero como jugaba maratónicos juegos de carta, requería un alimento que se tomara con una sola mano. Así que el cocinero se las ideó uniéndole al pan un buen trozo de carne. 

En Perú se consumía sándwich de embutido de cerdo, que se acompañaba de verduras, lechuga y tomate; y se comía comúnmente en las corridas de toros y eventos sociales de este tipo. Y no fue hasta que en 1908 empezó la popularización del sándwich de butifarra (un embutido de cerdo) cuando llegó a La Paz para ser vendido como pan caliente por las señoras de pollera (chola), las cuales son de identidad cultural en el país y vendía el sonado platillo en las fiestas patronales. Con la influencia de inmigrantes y la transculturización, el pan cambió a ser preferido con el escabeche árabe con chile, para luego haciendo mejorías, ser relleno de llahjua (salsa picante boliviana elaborada con tomates y locotos) en la carne de cerdo y con la cocción del cerdo con cualquier técnica o corte, pero el más común es la exposición al sol, lo cierto es que en todos lados del país y para cualquier ocasión.

El sándwich de chola consta de una preparación muy simple, el pan es cortado por la mitad y la calidad del pan es de gran importancia, luego se procede a rellenar con un trozo de carne de pierna de cerdo que ha sido sazonado con exposición al sol, cuenta demás con un macerado de cebollas y zanahoria junto al infaltable chile amarillo recién molido. El toque de limón, pimienta y comino no puede faltar para disfrutar un exquisito sándwich de chola que por lo general se disfrutar con refresco frio o una cerveza. 


Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía