comidatipica.org
>

Platos populares de Venezuela

Es casi imposible pensar en Venezuela sin relacionarlo con una arepa, y aunque se disputa con su hermana patria Colombia el origen de este plato, los venezolanos tienen las de ganar. Ya que los colonos escucharon la mención de arepa o algo fonéticamente parecido por primera vez de los indios cumanagotos asentados en Venezuela. Aunque este no es su plato nacional más emblemático, sino el pabellón criollo, la arepa si es el alimento más amado y comido en toda la república. Y se le considera un orgullo patrio, además cada relleno le dan un nombre muy creativo como la “reina pepiada”, la arepa viuda, la dominó, “la sifrina” y la arepa “pelua”, la cual no tiene pelos sino carne mechada. Sin embargo, Venezuela posee tierras cultivables durante todo el año, costas, ríos y un aporte culinario de muchos países. Por un lado la colonización le dejó todo un legado gastronómico europeo, que más allá de solo España, Venezuela tiene una influencia cultural de Portugal, Italia y Francia de igual modo, incluso una zona del país es una auténtica ciudad holandesa donde abunda la cerveza y los buenos embutidos.
Además de ese aspecto, la cocina venezolana tiene entre sus características su posición geográfica que no solo la determina como un país suramericano, sino caribeño, con muchas islas en la formación de las Antillas menores. Y sin olvidar el importante legado compartido entre los esclavos africanos y sus ancestrales tribus indígenas. Por ende, en Venezuela no solo se come maíz, sino que es cuantioso el consumo del arroz, las carnes de res y aves de corral, los condimentos, la yuca o mandioca, el plátano, el coco, el cacao y el café.
Si bien se dice que Suiza tiene el mejor chocolate del mundo, posiblemente sea porque lo hicieron con cacao 100% venezolano, un alimento con mucha aceptación heredado de las tribus indígenas que desde tiempos inmemorables preparaban bebidas dignas de los grandes caciques (jefe indio). 
Hay una particular hipótesis del plato nacional, el pabellón criollo. Que dice que refleja las transculturización en sus elementos, estos son el arroz blanco por los europeos, la carne roja de los indígenas y los frijoles negros (caraotas) por los esclavos africanos. Si bien no refleja el origen de sus ingredientes, hace una referencia representativa de las tres culturas más importantes que la conforman, puramente poética, solo se basa en los colores que la integran. 
En Venezuela como en el resto de Latinoamérica se puede gozar del popular tamal, solo que en el país de mención, no es llamado de esa forma. En Venezuela cada diciembre se comen muchas hallacas hechas de masa de maíz con relleno proteico muy condimentado y con una envoltura de hoja de plátano. El maíz es un importante ingrediente en la gastronomía venezolana, la arepa, la hallaca, las cachapas, las empanadas, los bollitos, la mazamorra, los funches y dulces como el majarete son preparados con este versátil cereal. 
La yuca tampoco es un alimento que pase bajo la mesa, este tubérculo es considerado muy importante ya sea frito, asado o en casabe (una torta de yuca parecida a una galleta), de modo que, al verse en alguna ocasión con ausencia de papas en el país, la cadena de restaurantes de comida rápida McDonalds no ofreció las comunes papas francesas sino yuca frita en sus raciones.
Venezuela tiene para todos los gustos, grandes y copiosos platos con derivados del maíz y su respectivo toque europeo y africano.

Es casi imposible pensar en Venezuela sin relacionarlo con una arepa, y aunque se disputa con su hermana patria Colombia el origen de este plato, los venezolanos tienen las de ganar. Ya que los colonos escucharon la mención de arepa o algo fonéticamente parecido por primera vez de los indios cumanagotos asentados en Venezuela. Aunque este no es su plato nacional más emblemático, sino el pabellón criollo, la arepa si es el alimento más amado y comido en toda la república. Y se le considera un orgullo patrio, además cada relleno le dan un nombre muy creativo como la “reina pepiada”, la arepa viuda, la dominó, “la sifrina” y la arepa “pelua”, la cual no tiene pelos sino carne mechada. Sin embargo, Venezuela posee tierras cultivables durante todo el año, costas, ríos y un aporte culinario de muchos países. Por un lado la colonización le dejó todo un legado gastronómico europeo, que más allá de solo España, Venezuela tiene una influencia cultural de Portugal, Italia y Francia de igual modo, incluso una zona del país es una auténtica ciudad holandesa donde abunda la cerveza y los buenos embutidos.

Además de ese aspecto, la cocina venezolana tiene entre sus características su posición geográfica que no solo la determina como un país suramericano, sino caribeño, con muchas islas en la formación de las Antillas menores. Y sin olvidar el importante legado compartido entre los esclavos africanos y sus ancestrales tribus indígenas. Por ende, en Venezuela no solo se come maíz, sino que es cuantioso el consumo del arroz, las carnes de res y aves de corral, los condimentos, la yuca o mandioca, el plátano, el coco, el cacao y el café.

Si bien se dice que Suiza tiene el mejor chocolate del mundo, posiblemente sea porque lo hicieron con cacao 100% venezolano, un alimento con mucha aceptación heredado de las tribus indígenas que desde tiempos inmemorables preparaban bebidas dignas de los grandes caciques (jefe indio). 

Hay una particular hipótesis del plato nacional, el pabellón criollo. Que dice que refleja las transculturización en sus elementos, estos son el arroz blanco por los europeos, la carne roja de los indígenas y los frijoles negros (caraotas) por los esclavos africanos. Si bien no refleja el origen de sus ingredientes, hace una referencia representativa de las tres culturas más importantes que la conforman, puramente poética, solo se basa en los colores que la integran. 

En Venezuela como en el resto de Latinoamérica se puede gozar del popular tamal, solo que en el país de mención, no es llamado de esa forma. En Venezuela cada diciembre se comen muchas hallacas hechas de masa de maíz con relleno proteico muy condimentado y con una envoltura de hoja de plátano. El maíz es un importante ingrediente en la gastronomía venezolana, la arepa, la hallaca, las cachapas, las empanadas, los bollitos, la mazamorra, los funches y dulces como el majarete son preparados con este versátil cereal. 

La yuca tampoco es un alimento que pase bajo la mesa, este tubérculo es considerado muy importante ya sea frito, asado o en casabe (una torta de yuca parecida a una galleta), de modo que, al verse en alguna ocasión con ausencia de papas en el país, la cadena de restaurantes de comida rápida McDonalds no ofreció las comunes papas francesas sino yuca frita en sus raciones.

Venezuela tiene para todos los gustos, grandes y copiosos platos con derivados del maíz y su respectivo toque europeo y africano.

Fotos de los platos de Venezuela

Platos populares de Venezuela

 

Asado negro

Es un plato principal de Venezuela el cual fue creado al igual que la mayoría de los alimentos tradicionales con la influencia cultural de países del viejo continente, como lo es Francia, España, Portugal e Italia, (sobre todo de Francia). El asado negro, aunque pareciera tener una gran trayectoria, lo cierto es que se trata de una preparación relativamente nueva, aproximadamente desde hace un siglo o un poco más atrás. La carne roja es incluida en la dieta de los venezolanos sin dudar; sin embargo, el consumo de carne en la nación se vio afectada durante la época independentista, incluso mucho después, durante la época de la explotación del llamado oro negro (petróleo), el decaimiento del consumo de carne seguía siendo evidente. No fue sino hasta finales del siglo XIX donde se comienza a tener registro del asado negro, junto a otras recetas, formando parte los denominados “platos de resistencia”. 
Por otro lado, existe una historia popular en la que se narra el posible origen real de este platillo tan típico de los capitalinos como del resto del país; la historia sugiere que fue a causa de un accidente que se produjo en alguna cocina de alguna familia dónde una cocinera se descuidó en la cocción de la carne y ésta se le quemó, dando como resultado que se dedicara a intentar arreglar el problema. Lo que sucedió luego, fue que exitosamente logró no sólo salvar la cocción, sino que además dio origen a una fabulosa receta que hoy por hoy podemos apreciar como parte importante dentro de la gastronomía venezolana. 
Pero fuera de su verdadero proceder, lo cierto es que, el asado negro se caracteriza por ser una carne que posee un aspecto de color oscuro, de un sabor dulzón y se sirve cortado en rodajas. Al preparar este platillo se debe tener en cuenta algunos detalles, por ejemplo, el corte que se le realiza a la carne debe ser redondo o cuadrado (a este corte se le conoce como “muchacho”), y su cocción será de tiempo prolongado. Los venezolanos tradicionalmente consumen éste alimento en las fechas navideñas, así como en cualquier fecha del año; teniendo como ingredientes para su receta un “muchacho” (carne de forma redonda), papelón, ajo, tomates rallado, cebolla, aceite de maíz pimienta negra y sal.

Es un plato principal de Venezuela el cual fue creado al igual que la mayoría de los alimentos tradicionales con la influencia cultural de países del viejo continente, como lo es Francia, España, Portugal e Italia, (sobre todo de Francia). El asado negro, aunque pareciera tener una gran trayectoria, lo cierto es que se trata de una preparación relativamente nueva, aproximadamente desde hace un siglo o un poco más atrás. La carne roja es incluida en la dieta de los venezolanos sin dudar; sin embargo, el consumo de carne en la nación se vio afectada durante la época independentista, incluso mucho después, durante la época de la explotación del llamado oro negro (petróleo), el decaimiento del consumo de carne seguía siendo evidente. No fue sino hasta finales del siglo XIX donde se comienza a tener registro del asado negro, junto a otras recetas, formando parte los denominados “platos de resistencia”. 

Por otro lado, existe una historia popular en la que se narra el posible origen real de este platillo tan típico de los capitalinos como del resto del país; la historia sugiere que fue a causa de un accidente que se produjo en alguna cocina de alguna familia dónde una cocinera se descuidó en la cocción de la carne y ésta se le quemó, dando como resultado que se dedicara a intentar arreglar el problema. Lo que sucedió luego, fue que exitosamente logró no sólo salvar la cocción, sino que además dio origen a una fabulosa receta que hoy por hoy podemos apreciar como parte importante dentro de la gastronomía venezolana. 

Pero fuera de su verdadero proceder, lo cierto es que, el asado negro se caracteriza por ser una carne que posee un aspecto de color oscuro, de un sabor dulzón y se sirve cortado en rodajas. Al preparar este platillo se debe tener en cuenta algunos detalles, por ejemplo, el corte que se le realiza a la carne debe ser redondo o cuadrado (a este corte se le conoce como “muchacho”), y su cocción será de tiempo prolongado. Los venezolanos tradicionalmente consumen éste alimento en las fechas navideñas, así como en cualquier fecha del año; teniendo como ingredientes para su receta un “muchacho” (carne de forma redonda), papelón, ajo, tomates rallado, cebolla, aceite de maíz pimienta negra y sal.

Hallaca

Lo que en algunos países se conoce como “tamal”, para la comunidad venezolana se trata de la muy conocida y famosa hallaca, siendo toda una tradición que principalmente se disfruta junto el pan de jamón, el pernil de cerdo, ponche, ensalada de gallina, torta negra, vino, entre muchos más que son servidos en las reuniones organizadas en todo el mes de diciembre para disfrutar entre familiares y amigos las navidades y el fin de año. Esta tradición está fundamentada en el compartir y fomentar los buenos valores. En éste sentido, la preparación en familia de la hallaca es posiblemente el símbolo más representativo de esta tradición. La razón de su nombre parece tener origen de la lengua Tupi-guaraní, de donde se relaciona con la palabra “ayacá”, cuyo significado es traducido a “bulto o lío”. 
La hallaca está compuesta por ingredientes los cuales dejan en evidencia el mestizaje o evolución cultural producto de aquel encuentro entre el viejo y el nuevo mundo. La harina de maíz, por ejemplo, se puede considerar como el principal de sus ingredientes (siendo el maíz la herencia culinaria de sus indígenas), el caldo de pollo o de gallina para saborizar, la carne de res o de cerdo para el relleno (las cuales forman parte de la ganadería traída por los españoles) la aceituna las pasas (de los romanos y griegos) y el resto de sus ingredientes los cuales son las alcaparras, cebolla, pimentón, caraotas negras y su envoltura de hojas de plátano; en algunos caso se puede incluir carne de pescado y onoto no puede faltar para darle una apariencia colorida única. 
Para su cocción es necesario que enrolladas en una hoja de plátano y amarradas con pabilo; los siguiente será la utilización de una olla donde puedan caber el mayor número de hallacas posibles para ser hervidas y servidas para el deleite del paladar.
 Por otro lado, existe un platillo distinto que se realiza junto a la hallaca. Al ser mezclados todos lo ingredientes junto con la masa este se denomina con el nombre de bollo. Anteriormente, la masa de la hallaca era elaborada con maíz pilado de forma casera, en la actualidad son elaboradas con harina de maíz procesada industrialmente. 

Lo que en algunos países se conoce como “tamal”, para la comunidad venezolana se trata de la muy conocida y famosa hallaca, siendo toda una tradición que principalmente se disfruta junto el pan de jamón, el pernil de cerdo, ponche, ensalada de gallina, torta negra, vino, entre muchos más que son servidos en las reuniones organizadas en todo el mes de diciembre para disfrutar entre familiares y amigos las navidades y el fin de año. Esta tradición está fundamentada en el compartir y fomentar los buenos valores. En éste sentido, la preparación en familia de la hallaca es posiblemente el símbolo más representativo de esta tradición. La razón de su nombre parece tener origen de la lengua Tupi-guaraní, de donde se relaciona con la palabra “ayacá”, cuyo significado es traducido a “bulto o lío”. 

La hallaca está compuesta por ingredientes los cuales dejan en evidencia el mestizaje o evolución cultural producto de aquel encuentro entre el viejo y el nuevo mundo. La harina de maíz, por ejemplo, se puede considerar como el principal de sus ingredientes (siendo el maíz la herencia culinaria de sus indígenas), el caldo de pollo o de gallina para saborizar, la carne de res o de cerdo para el relleno (las cuales forman parte de la ganadería traída por los españoles) la aceituna las pasas (de los romanos y griegos) y el resto de sus ingredientes los cuales son las alcaparras, cebolla, pimentón, caraotas negras y su envoltura de hojas de plátano; en algunos caso se puede incluir carne de pescado y onoto no puede faltar para darle una apariencia colorida única. 

Para su cocción es necesario que enrolladas en una hoja de plátano y amarradas con pabilo; los siguiente será la utilización de una olla donde puedan caber el mayor número de hallacas posibles para ser hervidas y servidas para el deleite del paladar.

 Por otro lado, existe un platillo distinto que se realiza junto a la hallaca. Al ser mezclados todos lo ingredientes junto con la masa este se denomina con el nombre de bollo. Anteriormente, la masa de la hallaca era elaborada con maíz pilado de forma casera, en la actualidad son elaboradas con harina de maíz procesada industrialmente. 

Arepa

La arepa es el alimento fundamental en la dieta de cualquier venezolano, se puede encontrar servida durante las tres comidas, el desayuno, el almuerzo y la cena, siendo en el desayuno dónde más destaca su presencia. Su consumo es tan popular que puede ser hallado en cualquier rincón del territorio, tanto en los hogares como en algún puesto o local que la comercialice. 
Definida como una masa redonda y un tanto plana a base de harina de maíz, comparte su origen con su país vecino Colombia, debido a que desde antes de la llegada de los colonos eran tierras que formaban parte de una misma identidad indígena, los cuales ya practicaban el uso del maíz como elemento fundamental de su alimentación. Antiguamente los indígenas masticaban el maíz y posteriormente la convertían en una masa dándole su característica forma redonda, luego fue con un molino de piedra. Por otro lado, era apreciado como el pan de maíz para los indígenas cumanagotos, los cuales se encontraban en lo que hoy se conoce como estado Sucre, ubicado en Venezuela, ellos denominaban ésta preparación dándole el nombre “erepa”.
Para la preparación de la arepa se deberá tener de ingrediente harina de maíz (o lo que es lo mismo masa de maíz pilado), un poco de sal y agua. Estos simples ingredientes forman parte de la receta base. A esto se le es añadido el relleno que puede estar compuesto de todo lo que tu imaginación y creatividad te permitan agregar, esto debido a que las arepas en Venezuela no tienen un límite marcado de lo que debe o no poseer como relleno; sin embargo, existen arepas las cuales poseen sus propios nombres particulares, reconocidas en toda la nación, como es el caso de la arepa popularmente llamada “reina pepiada” o “la pelúa” entre otras las cuales también son vendidas por las famosas areperas ubicadas en todo el país. Aunque principalmente suelen cocinarse asadas en un budare, existen también las que son freídas en aceite vegetal, las popularmente llamadas arepas fritas. 

La arepa es el alimento fundamental en la dieta de cualquier venezolano, se puede encontrar servida durante las tres comidas, el desayuno, el almuerzo y la cena, siendo en el desayuno dónde más destaca su presencia. Su consumo es tan popular que puede ser hallado en cualquier rincón del territorio, tanto en los hogares como en algún puesto o local que la comercialice. 

Definida como una masa redonda y un tanto plana a base de harina de maíz, comparte su origen con su país vecino Colombia, debido a que desde antes de la llegada de los colonos eran tierras que formaban parte de una misma identidad indígena, los cuales ya practicaban el uso del maíz como elemento fundamental de su alimentación. Antiguamente los indígenas masticaban el maíz y posteriormente la convertían en una masa dándole su característica forma redonda, luego fue con un molino de piedra. Por otro lado, era apreciado como el pan de maíz para los indígenas cumanagotos, los cuales se encontraban en lo que hoy se conoce como estado Sucre, ubicado en Venezuela, ellos denominaban ésta preparación dándole el nombre “erepa”.

Para la preparación de la arepa se deberá tener de ingrediente harina de maíz (o lo que es lo mismo masa de maíz pilado), un poco de sal y agua. Estos simples ingredientes forman parte de la receta base. A esto se le es añadido el relleno que puede estar compuesto de todo lo que tu imaginación y creatividad te permitan agregar, esto debido a que las arepas en Venezuela no tienen un límite marcado de lo que debe o no poseer como relleno; sin embargo, existen arepas las cuales poseen sus propios nombres particulares, reconocidas en toda la nación, como es el caso de la arepa popularmente llamada “reina pepiada” o “la pelúa” entre otras las cuales también son vendidas por las famosas areperas ubicadas en todo el país. Aunque principalmente suelen cocinarse asadas en un budare, existen también las que son freídas en aceite vegetal, las popularmente llamadas arepas fritas. 

Cachapa

Una vez más queda en evidencia la importancia que posee el maíz para la cultura de los pueblos latinoamericanos, esta vez se trata de la cachapa, receta criolla que nace de la cultura indígena, la cual se encontraba para la época precolombina en el centro de país venezolano, en lo que hoy se conoce como tierras mirandinas, dónde se cultivaba este grano considerado mágico y de origen divino. 
La cachapa es una especie de tortilla plana la cual es elaborada con maíz tierno triturado (o los llamados jojotos), azúcar o papelón y sal combinando, además, con un tipo de queso suave, y untándolo una vez listo con mantequilla.  También se le puede agregar algún huevo frito para incrementar su sabor. Por otro lado, si al preparar la mezcla ésta queda muy espesa agregar leche puede ayudar a resolverlo. 
Ésta combinación del maíz con lo dulce del azúcar y lo salado del queso, llega a ser apreciada por todo lo ancho y largo del territorio venezolano, aunque mayormente es común en la zona central del país. También llega a ser comercializado en las autopistas principales de la nación.    

Una vez más queda en evidencia la importancia que posee el maíz para la cultura de los pueblos latinoamericanos, esta vez se trata de la cachapa, receta criolla que nace de la cultura indígena, la cual se encontraba para la época precolombina en el centro de país venezolano, en lo que hoy se conoce como tierras mirandinas, dónde se cultivaba este grano considerado mágico y de origen divino. 

La cachapa es una especie de tortilla plana la cual es elaborada con maíz tierno triturado (o los llamados jojotos), azúcar o papelón y sal combinando, además, con un tipo de queso suave, y untándolo una vez listo con mantequilla.  También se le puede agregar algún huevo frito para incrementar su sabor. Por otro lado, si al preparar la mezcla ésta queda muy espesa agregar leche puede ayudar a resolverlo. 

Ésta combinación del maíz con lo dulce del azúcar y lo salado del queso, llega a ser apreciada por todo lo ancho y largo del territorio venezolano, aunque mayormente es común en la zona central del país. También llega a ser comercializado en las autopistas principales de la nación.    

Pabellón criollo

Venezuela posee platillos realmente atractivos para el paladar de cualquier persona. Pero es el tradicional pabellón criollo el platillo el cual se identifica o reconoce con el título de plato nacional por excelencia. Este es el más representativo de todos los alimentos de Venezuela; es considerado como el alimento necesario incluido en la dieta de todos los días. La fecha exacta de su origen no está muy clara aún, sin embargo, sus primeras apreciaciones dentro de la zona central de país se pueden apreciar a finales del siglo XIX. Lo que sí es cierto es que es el resultado de la combinación gastronómica entre el continente europeo y el llamado nuevo mundo.
Posee como ingrediente el arroz blanco, caraotas refritas (frijoles negros), carne desmechada y plátano, los cuales son los cuatros elementos básicos de la receta tradicional, sin embargo, a lo largo de todo el país se puede apreciar diferentes e interesantes variantes. Por un lado, el nombrado “pabellón a caballo” le agrega a la receta huevo frito.  Por otro lado, el “pabellón con arepa”, éste sustituye principalmente el arroz blanco por arepas, también suele agregarse queso rallado, aguacate, entre otros elementos. También resalta el “pabellón con baranda”, el cual corta el plátano dando forma de baranda. El “pabellón margariteño”, típico de la isla Margarita como su nombre lo indica, se caracteriza por integrar o añadir a la receta diferentes mariscos y pescado, sustituyendo a la carne desmechada; y en donde las caraotas son peculiarmente dulces. 
Con sabor a maíz sea dulce o sea salado, frijoles de todos los colores y con carne asada o con guiso, pluricultural como los países latinoamericanos y con sabores que deleitan los paladares de los comensales del mundo, Venezuela es más allá de un tricolor. 

Venezuela posee platillos realmente atractivos para el paladar de cualquier persona. Pero es el tradicional pabellón criollo el platillo el cual se identifica o reconoce con el título de plato nacional por excelencia. Este es el más representativo de todos los alimentos de Venezuela; es considerado como el alimento necesario incluido en la dieta de todos los días. La fecha exacta de su origen no está muy clara aún, sin embargo, sus primeras apreciaciones dentro de la zona central de país se pueden apreciar a finales del siglo XIX. Lo que sí es cierto es que es el resultado de la combinación gastronómica entre el continente europeo y el llamado nuevo mundo.

Posee como ingrediente el arroz blanco, caraotas refritas (frijoles negros), carne desmechada y plátano, los cuales son los cuatros elementos básicos de la receta tradicional, sin embargo, a lo largo de todo el país se puede apreciar diferentes e interesantes variantes. Por un lado, el nombrado “pabellón a caballo” le agrega a la receta huevo frito.  Por otro lado, el “pabellón con arepa”, éste sustituye principalmente el arroz blanco por arepas, también suele agregarse queso rallado, aguacate, entre otros elementos. También resalta el “pabellón con baranda”, el cual corta el plátano dando forma de baranda. El “pabellón margariteño”, típico de la isla Margarita como su nombre lo indica, se caracteriza por integrar o añadir a la receta diferentes mariscos y pescado, sustituyendo a la carne desmechada; y en donde las caraotas son peculiarmente dulces. 

Con sabor a maíz sea dulce o sea salado, frijoles de todos los colores y con carne asada o con guiso, pluricultural como los países latinoamericanos y con sabores que deleitan los paladares de los comensales del mundo, Venezuela es más allá de un tricolor. 


Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía