comidatipica.org
>

Comida típica de República Dominicana

La comida dominicana es el producto del desarrollo en América de la gastronomía española con influencia africana, de los inmigrantes de las Antillas Menores y los pueblos árabes, que se impusieron a las costumbres de los pobladores tanios. 
La herencia antillana se refleja en el uso del coco que es frecuente en toda la región y que hace actualmente a República Dominicana uno de los países con mayor producción. La comida de este país se caracteriza por su utilización en diversas comidas, bebidas y postres. Además de las múltiples ventajas en sus usos, como la mejora de los terrenos para cultivos. Y aunque el origen no se le atribuye directamente a República Dominicana, se presume que tenga su origen en las islas del Pacífico, pero es un dato incierto aún. 
Otro elemento importante en la cocina dominicana es el plátano, con 10.000 años desde sus primeras prácticas de cultivo. Este ingrediente fue traído por los españoles y luego, se extendió desde México al resto del continente. Aunque su origen es de Asia, el uso del plátano es casi una tradición en el país. Y a pesar de que la cocina española considera al plátano un postre, en los platillos de República Dominicana es fundamental, siendo famosos los platos como el mangú con nombre proveniente de la lengua del Congo, donde el vocablo mangusi se contrae y forma el mangú que en su práctica es plátano hecho puré. El mofongo y los tostones son muy populares también.   
Como en la mayoría de los países del Caribe, en la región de la República Dominicana se elaboran platillos donde las especias son la estrella. Los sabores que trajeron los colonos, heredados por lo árabes se han ido difundiendo y forman parte de la cocina latinoamericana y caribeña. Todas estas especies aromáticas de origen vegetal hacen a cualquier plato por soso que parezca, un platillo exquisito, así que este secreto de cocina originado en países lejanos fue adquirido por la nación y arraigado como suyo. Los condimentos fundamentales en la cocina son el ajo fresco o seco que es el más popular, el anís y anís estrellado (usuales en la cocina oriental) que generalmente son usados en postres, el azafrán tradicionalmente utilizado en las paellas, arroces y sopas; la canela, clavos, cilantro, comino, semillas de sésamo y vainilla. 
Un ingrediente que no se debe olvidar cuando se habla de gastronomía dominicana son los frijoles, que, aunque son de origen mexicano se ha extendido desde el norte hasta el extremo sur de América. En la República Dominicana los frijoles forman parte de los alimentos cotidianos del país, su multitud de variantes han formado un recetario muy nutrido que contienen frijoles, tal es el caso del dulce de frijoles que, aunque es peculiar es muy exquisito. Aun así los frijoles por lo general se sirven guisados en almuerzos y son parte de la bien apreciada bandera dominicana (almuerzo tradicional del país).

La comida dominicana es el producto del desarrollo en América de la gastronomía española con influencia africana, de los inmigrantes de las Antillas Menores y los pueblos árabes, que se impusieron a las costumbres de los pobladores tanios. 

La herencia antillana se refleja en el uso del coco que es frecuente en toda la región y que hace actualmente a República Dominicana uno de los países con mayor producción. La comida de este país se caracteriza por su utilización en diversas comidas, bebidas y postres. Además de las múltiples ventajas en sus usos, como la mejora de los terrenos para cultivos. Y aunque el origen no se le atribuye directamente a República Dominicana, se presume que tenga su origen en las islas del Pacífico, pero es un dato incierto aún. 

Otro elemento importante en la cocina dominicana es el plátano, con 10.000 años desde sus primeras prácticas de cultivo. Este ingrediente fue traído por los españoles y luego, se extendió desde México al resto del continente. Aunque su origen es de Asia, el uso del plátano es casi una tradición en el país. Y a pesar de que la cocina española considera al plátano un postre, en los platillos de República Dominicana es fundamental, siendo famosos los platos como el mangú con nombre proveniente de la lengua del Congo, donde el vocablo mangusi se contrae y forma el mangú que en su práctica es plátano hecho puré. El mofongo y los tostones son muy populares también.   

Como en la mayoría de los países del Caribe, en la región de la República Dominicana se elaboran platillos donde las especias son la estrella. Los sabores que trajeron los colonos, heredados por lo árabes se han ido difundiendo y forman parte de la cocina latinoamericana y caribeña. Todas estas especies aromáticas de origen vegetal hacen a cualquier plato por soso que parezca, un platillo exquisito, así que este secreto de cocina originado en países lejanos fue adquirido por la nación y arraigado como suyo. Los condimentos fundamentales en la cocina son el ajo fresco o seco que es el más popular, el anís y anís estrellado (usuales en la cocina oriental) que generalmente son usados en postres, el azafrán tradicionalmente utilizado en las paellas, arroces y sopas; la canela, clavos, cilantro, comino, semillas de sésamo y vainilla. 

Un ingrediente que no se debe olvidar cuando se habla de gastronomía dominicana son los frijoles, que, aunque son de origen mexicano se ha extendido desde el norte hasta el extremo sur de América. En la República Dominicana los frijoles forman parte de los alimentos cotidianos del país, su multitud de variantes han formado un recetario muy nutrido que contienen frijoles, tal es el caso del dulce de frijoles que, aunque es peculiar es muy exquisito. Aun así los frijoles por lo general se sirven guisados en almuerzos y son parte de la bien apreciada bandera dominicana (almuerzo tradicional del país).

Fotos de los platos de República Dominicana

Comida típica de República Dominicana
Comida típica de República Dominicana
Comida típica de República Dominicana
Comida típica de República Dominicana
Comida típica de República Dominicana

 

El Sancocho Dominicano

Al igual que sus muchas versiones en todas las regiones de Latinoamérica, el “sancocho” (Como se le conoce) posee una gran importancia gastronómica para la República Dominicana, siendo este un tipo de caldo o sopa, el cual posee gran variedad de verduras complementadas con los diversos tipos de carnes, según sea el caso. Se trata de un platillo que se ha convertido en uno de los más emblemáticos y representativos de esta parte del mundo, pudiéndose apreciar como un alimento que es esencial para el día a día de la comunidad dominicana. Es básicamente un plato que en su preparación sabe combinar carne con legumbres y verduras, siendo el caso de la carne de gallina, de pollo o incluso de cerdo, entre otras. 
Existen algunos tipos de sancochos encontrados en todo el país, aun así todos y cada uno de ellos parte del mismo punto de partida, es decir, desde la misma base, uno de ellos es el llamado Sancocho Siente Carnes:  posiblemente este sea el más representativo, al combinar siete carnes de 4 diferentes animales como las carnes de ave, que se diferencia entre la gallina criolla, la gallina de guinea y también el pollo. Pero además son el resultado de variaciones del mismo tipo de carne, por ejemplo, al utilizar carnes como la de cerdo pueden existir transformaciones como las costillas ahumadas o las chuletas de cerdo, y así mismo continúa hasta pasar con la carne de chivo. 
El Sancocho Blanco, es otra versión compuesta principalmente por la llamada carne blanca, es decir, con carne de ave, casi siempre únicamente con pollo y carece de color dando una apariencia pálida. 
El Sancocho de Habichuelas; introduciendo a la receta las tan apreciadas habichuelas o en su defecto frijoles (hervidas o guisadas), sin cambiar la base de la preparación original, permite que este sea uno de los sancochos más beneficiados. 
Dentro de los diferentes ingredientes en la preparación del “sancocho dominicano”, encontramos que para los vegetales necesitaremos algunas mazorcas de maíz, plátano y guineos verdes, yautías o malanga (amarillas y blancas), yuca, ñame, también algunos trozos pequeños de auyama, ají verde, cilantro, apio, y cebolla. Lo siguiente será la utilización de las carnes, carne de res y de cerdo cortadas en trocitos, también chuleta y algunas piezas de pollo y, puede incluir cualquier algún otro tipo de carne como costillas de cerdo o el que se prefiera; a esto se deberá agregar su respectiva condimentación que muy bien puede incluir orégano, un poco de adobo y caldo de pollo. 

Al igual que sus muchas versiones en todas las regiones de Latinoamérica, el “sancocho” (Como se le conoce) posee una gran importancia gastronómica para la República Dominicana, siendo este un tipo de caldo o sopa, el cual posee gran variedad de verduras complementadas con los diversos tipos de carnes, según sea el caso. Se trata de un platillo que se ha convertido en uno de los más emblemáticos y representativos de esta parte del mundo, pudiéndose apreciar como un alimento que es esencial para el día a día de la comunidad dominicana. Es básicamente un plato que en su preparación sabe combinar carne con legumbres y verduras, siendo el caso de la carne de gallina, de pollo o incluso de cerdo, entre otras. 

Existen algunos tipos de sancochos encontrados en todo el país, aun así todos y cada uno de ellos parte del mismo punto de partida, es decir, desde la misma base, uno de ellos es el llamado Sancocho Siente Carnes:  posiblemente este sea el más representativo, al combinar siete carnes de 4 diferentes animales como las carnes de ave, que se diferencia entre la gallina criolla, la gallina de guinea y también el pollo. Pero además son el resultado de variaciones del mismo tipo de carne, por ejemplo, al utilizar carnes como la de cerdo pueden existir transformaciones como las costillas ahumadas o las chuletas de cerdo, y así mismo continúa hasta pasar con la carne de chivo. 

El Sancocho Blanco, es otra versión compuesta principalmente por la llamada carne blanca, es decir, con carne de ave, casi siempre únicamente con pollo y carece de color dando una apariencia pálida. 

El Sancocho de Habichuelas; introduciendo a la receta las tan apreciadas habichuelas o en su defecto frijoles (hervidas o guisadas), sin cambiar la base de la preparación original, permite que este sea uno de los sancochos más beneficiados. 

Dentro de los diferentes ingredientes en la preparación del “sancocho dominicano”, encontramos que para los vegetales necesitaremos algunas mazorcas de maíz, plátano y guineos verdes, yautías o malanga (amarillas y blancas), yuca, ñame, también algunos trozos pequeños de auyama, ají verde, cilantro, apio, y cebolla. Lo siguiente será la utilización de las carnes, carne de res y de cerdo cortadas en trocitos, también chuleta y algunas piezas de pollo y, puede incluir cualquier algún otro tipo de carne como costillas de cerdo o el que se prefiera; a esto se deberá agregar su respectiva condimentación que muy bien puede incluir orégano, un poco de adobo y caldo de pollo. 

Mangú

Si te dispones a hervir unos cuantos plátanos verdes junto con una cucharada de mantequilla u aceite de oliva, abras iniciado la preparación de uno de los platos típicos de la República Dominicana, el Mangú. Éste está caracterizado por ser completamente original, es decir, su preparación no porta ningún registro de similitud en regiones extranjeras diferenciándolo de los demás platillos.
Aunque existe un dicho popular dónde se asegura que el platillo adquiere su nombre en los días de la ocupación militar de los Estados Unidos de América en República Dominicana, cuando los marines americanos probando este platillo expresaron lo bueno que era haciendo uso de su idioma nativo; lo cierto es que el nombre supone un origen africano, específicamente de la región del Congo, la cual fue traído por su pueblo en la época del comercio de esclavos. Su nombre original es mangusi, que hace referencia a cualquier raíz que haya pasado por el proceso de hervido y posteriormente hecha papilla o lo que es lo mismo puré.
A través de la historia, pareciera
 haber pasado por completo desapercibido, pero sin duda alguna se trata de un platillo un tanto especial para la comunidad dominicana, ya que en los momentos más difíciles por los que han tenido que pasar, el Magú ha sabido estar presente, aportando a la nutrición y alimentación de su pueblo.
La receta original parte desde el concepto mangusi, es decir, del hervido del plátano verde que luego es triturado; este puré suele estar acompañado por cebolla freída, y servida con elementos como huevos fritos (pueden ser revueltos), con queso frito y con salami (compuesta por la carne de res con la de cerdo), o todas juntas, hecho que es popularmente conocido como “los tres golpes”.
Es interesante saber que, en la ciudad de New York, se elaboró esta receta la cual poseía un peso aproximado de 292kg obteniendo reconocimiento a nivel mundial con un nuevo record Guinness.

Si te dispones a hervir unos cuantos plátanos verdes junto con una cucharada de mantequilla u aceite de oliva, abras iniciado la preparación de uno de los platos típicos de la República Dominicana, el Mangú. Éste está caracterizado por ser completamente original, es decir, su preparación no porta ningún registro de similitud en regiones extranjeras diferenciándolo de los demás platillos.

Aunque existe un dicho popular dónde se asegura que el platillo adquiere su nombre en los días de la ocupación militar de los Estados Unidos de América en República Dominicana, cuando los marines americanos probando este platillo expresaron lo bueno que era haciendo uso de su idioma nativo; lo cierto es que el nombre supone un origen africano, específicamente de la región del Congo, la cual fue traído por su pueblo en la época del comercio de esclavos. Su nombre original es mangusi, que hace referencia a cualquier raíz que haya pasado por el proceso de hervido y posteriormente hecha papilla o lo que es lo mismo puré.

A través de la historia, pareciera

 haber pasado por completo desapercibido, pero sin duda alguna se trata de un platillo un tanto especial para la comunidad dominicana, ya que en los momentos más difíciles por los que han tenido que pasar, el Magú ha sabido estar presente, aportando a la nutrición y alimentación de su pueblo.

La receta original parte desde el concepto mangusi, es decir, del hervido del plátano verde que luego es triturado; este puré suele estar acompañado por cebolla freída, y servida con elementos como huevos fritos (pueden ser revueltos), con queso frito y con salami (compuesta por la carne de res con la de cerdo), o todas juntas, hecho que es popularmente conocido como “los tres golpes”.

Es interesante saber que, en la ciudad de New York, se elaboró esta receta la cual poseía un peso aproximado de 292kg obteniendo reconocimiento a nivel mundial con un nuevo record Guinness.

Arroz Blanco

Arroz blanco, sal, agua (cantidad según la porción), y un poco de aceite forman parte de la composición gastronómica de un plato típico de la zona. El uso del arroz dentro de la gastronomía culinaria de la Republica Dominicana, es tan frecuente que se ha convertido en el alimento más consumido entre los habitantes de esta comunidad y por ende el primordial de la nación. Su preparación puede llegar a comprenderse como sencilla, pero la verdad que se debe prestar atención al cien por cien durante su elaboración.
Básicamente pudiéramos indicar que se trata de un plato que contiene como único ingrediente al arroz, utilizando nada más que un poco de agua y sal agregándole unas gotas de aceite a su preparación. Por otro lado, se trata de una receta que muy bien puede ser aprovechada por el arroz y diferentes ingredientes conformando de esta manera una alternativa al ser consumida. Añadiendo elementos como, pollo o carne de res, los frijoles en forma de guiso y por supuesto, una deliciosa ensalada. Pero ninguno es tan importante ni tan común como lo es el arroz blanco. Es una receta que debes estar muy atento si se quiere lograr la contextura y sabor ideal. Al servirlo intentar desprender el cocón de la olla para que pase a formar parte deliciosa del platillo.

Arroz blanco, sal, agua (cantidad según la porción), y un poco de aceite forman parte de la composición gastronómica de un plato típico de la zona. El uso del arroz dentro de la gastronomía culinaria de la Republica Dominicana, es tan frecuente que se ha convertido en el alimento más consumido entre los habitantes de esta comunidad y por ende el primordial de la nación. Su preparación puede llegar a comprenderse como sencilla, pero la verdad que se debe prestar atención al cien por cien durante su elaboración.

Básicamente pudiéramos indicar que se trata de un plato que contiene como único ingrediente al arroz, utilizando nada más que un poco de agua y sal agregándole unas gotas de aceite a su preparación. Por otro lado, se trata de una receta que muy bien puede ser aprovechada por el arroz y diferentes ingredientes conformando de esta manera una alternativa al ser consumida. Añadiendo elementos como, pollo o carne de res, los frijoles en forma de guiso y por supuesto, una deliciosa ensalada. Pero ninguno es tan importante ni tan común como lo es el arroz blanco. Es una receta que debes estar muy atento si se quiere lograr la contextura y sabor ideal. Al servirlo intentar desprender el cocón de la olla para que pase a formar parte deliciosa del platillo.

Habichuelas Guisadas

Ya sean las negras, rojas o blancas, las lentejas, las arvejas o cualquier tipo; las habichuelas (o frijoles), forman parte fundamental en la alimentación Dominicana. Esta pretende mostrarnos que puede ser servida con cualquier tipo de arroz y acompañada principalmente por carne, ya sea la de pollo, carne de res o cerdo, o incluso chivo (este último descartando la posibilidad de los anteriores). Se trata de adquirir de la forma más económica posible las muy solicitadas proteínas que nuestro cuerpo tanto necesita, y las habichuelas cumplen con las expectativas, convirtiéndose a causa de ello en un ingrediente importantísimo alrededor de las regiones de centro y Suramérica. Las habichuelas guisadas suelen formar parte de la muy conocida y denominada “Bandera dominicana” que es servida junto con el arroz blanco y frituras hecha con plátano, como por ejemplo los tostones. Además, pudiera ser acompañada con arepitas fritas de maíz o por qué no, con yuca frita, un poco de aguacate y la ensalada.

Ya sean las negras, rojas o blancas, las lentejas, las arvejas o cualquier tipo; las habichuelas (o frijoles), forman parte fundamental en la alimentación Dominicana. Esta pretende mostrarnos que puede ser servida con cualquier tipo de arroz y acompañada principalmente por carne, ya sea la de pollo, carne de res o cerdo, o incluso chivo (este último descartando la posibilidad de los anteriores). Se trata de adquirir de la forma más económica posible las muy solicitadas proteínas que nuestro cuerpo tanto necesita, y las habichuelas cumplen con las expectativas, convirtiéndose a causa de ello en un ingrediente importantísimo alrededor de las regiones de centro y Suramérica. Las habichuelas guisadas suelen formar parte de la muy conocida y denominada “Bandera dominicana” que es servida junto con el arroz blanco y frituras hecha con plátano, como por ejemplo los tostones. Además, pudiera ser acompañada con arepitas fritas de maíz o por qué no, con yuca frita, un poco de aguacate y la ensalada.

Locrio

Es un platillo común de la cordillera de los Andes y es una adaptación humilde de la paella valenciana. Por tanto, dicho plato surgió con la llegada de los españoles a América, cuando introdujeron el arroz y las aves de corral a las costumbres alimentarias de los americanos. 
Tras haber sido considerada durante mucho tiempo como la comida de los campesinos o de la gente de bajos recursos, el locrio es la comida más consumida por los dominicanos. Y hay locrios para todos los gustos, a pesar de que generalmente el locrio dominicano es con base de carne de pollo, puesto que es la carne más comprada y utilizada en la cocina de los nativos. Hay diversidad de locrios, locrios de carnes diversas como carne de res, carne de cerdo, de pescados y mariscos, locrio de longanizas, chuletas de cerdo, costillas de cerdo ahumadas, vegetales, chorizos, salchichas, lacón de cerdo, mollejas, prácticamente con cualquier cosa. El locrio es versátil, popular y de bajo costo. Utiliza elementos abundantes de las zonas donde se elaboren.
La preparación del locrio consiste en la cocción de las cebollas y otros vegetales caramelizados, seguidamente son incorporados el arroz, el caldo del elemento seleccionado para este (carne, pollo, etc.) y luego, el resto de los ingredientes; pudiéndose agregar sal y pimienta al gusto. Por lo general lleva tomates o achiotes para lograr el característico color anaranjado rojizo del platillo. 
El locrio puede servirse con ensaladas diversas, plátanos maduros fritos, tostones, plátano caramelizado o sancochado; también con frijoles y/casabe. Es más que todo una comida que se realiza en el almuerzo, pero a cualquier hora del día viene bien un sabroso plato de locrio.

Es un platillo común de la cordillera de los Andes y es una adaptación humilde de la paella valenciana. Por tanto, dicho plato surgió con la llegada de los españoles a América, cuando introdujeron el arroz y las aves de corral a las costumbres alimentarias de los americanos. 

Tras haber sido considerada durante mucho tiempo como la comida de los campesinos o de la gente de bajos recursos, el locrio es la comida más consumida por los dominicanos. Y hay locrios para todos los gustos, a pesar de que generalmente el locrio dominicano es con base de carne de pollo, puesto que es la carne más comprada y utilizada en la cocina de los nativos. Hay diversidad de locrios, locrios de carnes diversas como carne de res, carne de cerdo, de pescados y mariscos, locrio de longanizas, chuletas de cerdo, costillas de cerdo ahumadas, vegetales, chorizos, salchichas, lacón de cerdo, mollejas, prácticamente con cualquier cosa. El locrio es versátil, popular y de bajo costo. Utiliza elementos abundantes de las zonas donde se elaboren.

La preparación del locrio consiste en la cocción de las cebollas y otros vegetales caramelizados, seguidamente son incorporados el arroz, el caldo del elemento seleccionado para este (carne, pollo, etc.) y luego, el resto de los ingredientes; pudiéndose agregar sal y pimienta al gusto. Por lo general lleva tomates o achiotes para lograr el característico color anaranjado rojizo del platillo. 

El locrio puede servirse con ensaladas diversas, plátanos maduros fritos, tostones, plátano caramelizado o sancochado; también con frijoles y/casabe. Es más que todo una comida que se realiza en el almuerzo, pero a cualquier hora del día viene bien un sabroso plato de locrio.

Habichuelas con Dulce

Es frecuente ver personas que se desviven por este delicioso postre, y es popular su consumo en todo el país. Aunque no se necesita una excusa para preparar una gran olla de este plato, por lo general cada miércoles mayor en la zona de Cibao se realiza este deleite. 
Aunque su origen no está claro, se puede presumir que luego de la llegada de los conquistadores y con la influencia europea, asiática y africana tuvo presencia su invención. Este plato consta de habichuelas ablandadas y licuadas con coco llevadas por cocción hasta el punto de crema y luego es servida con galletas y pasas.

Es frecuente ver personas que se desviven por este delicioso postre, y es popular su consumo en todo el país. Aunque no se necesita una excusa para preparar una gran olla de este plato, por lo general cada miércoles mayor en la zona de Cibao se realiza este deleite. 

Aunque su origen no está claro, se puede presumir que luego de la llegada de los conquistadores y con la influencia europea, asiática y africana tuvo presencia su invención. Este plato consta de habichuelas ablandadas y licuadas con coco llevadas por cocción hasta el punto de crema y luego es servida con galletas y pasas.


Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía