comidatipica.org
>

Comida típica de Paraguay

Paraguay es un pueblo de guerreros. Antes de la llegada de los colonos, el país estaba habitado por los guaraníes, un pueblo indígena cuyo significado se puede traducir a guerrero. La alimentación de los nativos fue basada en el aprovechamiento de todos los recursos que le dio su tierra de gracia. Idearon canoas inmensas para la pesca en los ríos de peces como los bagres y sábalos, además de anguilas y pirañas que eran servidas como exquisiteces típicas de las tribus. La carne más consumida fue la de pecaríes, boas y roedores. La mayor parte de los ingredientes de sus platos residía en lo obtenido de los cultivos, tales eran los casos de todas las variedades de maíz que habían, la yuca o mandioca, los zapallos, los chiles y los frijoles. También desde estos tiempos se cultivaban las frutas representativas del actual país, estas son las piñas, las guayabas y las ricas papayas. A la llegada de los conquistadores europeos se fueron agregando elementos tales como algunas verduras, el arroz y las carnes vacunas y de corral.
Hoy en día, la cultura precolombina guaraní vive en elementos integrados de la gastronomía española. Por tanto, la comida paraguaya presenta mestizaje en sabores y aromas, acompañados de las tradiciones del país. 
El pilar de la comida paraguaya como en cualquier sitio de América Latina es el maíz, que se presenta en la mayoría de los platos ya sea en granos, masa o mazorca, molido, cocido o fermentado. He ahí el plato más emblemático del país sea una mezcla cultural entre harina de maíz hervida junto con huevos, queso, algo de cebolla y leche para dar por elaborada la tradicional sopa paraguaya.
Otro de los pilares de la gastronomía de esta nación es la yuca o mandioca, tradición culinaria que comparte con su vecino Brasil. Esta es consumida como pan y sin importar que se sirva, siempre existe un plato de mandioca. Hay un sinfín de platillos que con ella se elaboran, popular es la torta mbeyú hecha de almidón de yuca con leche que es otro gran ejemplo, un deleite y explosivo plato con sencillez y sabor. El almidón de mandioca es base para muchas preparaciones más, otros platillos emblemáticos de Paraguay son el chipá que es una especie de pan y que curiosamente se pueden hacer ver en grandes cestas sobre cabezas de mujeres que las ponen en venta, es muy parecido a un pan y su consumo es muy popular. Otro caso es el de la pajaguá del mismo modo, todos elaborados con el almidón de la mandioca. 
El tercer gran pilar de cocina paraguayas son los porotos (frijoles o habichuelas). Su uso en preparaciones es común, tanto los negros como los blancos. De este mismo modo no se puede olvidar un buen tereré que se beberá sin ninguna excusa. Es la bebida más consumida, una tradición de los gauchos, que no es más que té de mate que puede ser bebido frío o caliente, lo que lo hace perfecto para toda ocasión.
En Paraguay la comida navideña tiene gran importancia, y es que este puede que sea el banquete más esperado del año. Es imposible no degustar pan dulce y sidras durante los días festivos para en el banquete de noche buena comer carnes asadas al tatacua, pollos con sustanciosos rellenos, chipas, sopas y cuanto postre pueda pasar por la cabeza de los cocineros. Y a brindar con clericó (una bebida alcohólica frutal).  
En la nación guaraní se cocina con sencillez, buen gusto, preparaciones concisas y gustosas, con tradición popular y mucho maíz, mandioca, carne y porotos. Se reúnen las costumbres ancestrales y la influencia de los inmigrantes en los platos exquisitos sobre la mesa paraguaya.

Paraguay es un pueblo de guerreros. Antes de la llegada de los colonos, el país estaba habitado por los guaraníes, un pueblo indígena cuyo significado se puede traducir a guerrero. La alimentación de los nativos fue basada en el aprovechamiento de todos los recursos que le dio su tierra de gracia. Idearon canoas inmensas para la pesca en los ríos de peces como los bagres y sábalos, además de anguilas y pirañas que eran servidas como exquisiteces típicas de las tribus. La carne más consumida fue la de pecaríes, boas y roedores. La mayor parte de los ingredientes de sus platos residía en lo obtenido de los cultivos, tales eran los casos de todas las variedades de maíz que habían, la yuca o mandioca, los zapallos, los chiles y los frijoles. También desde estos tiempos se cultivaban las frutas representativas del actual país, estas son las piñas, las guayabas y las ricas papayas. A la llegada de los conquistadores europeos se fueron agregando elementos tales como algunas verduras, el arroz y las carnes vacunas y de corral.

Hoy en día, la cultura precolombina guaraní vive en elementos integrados de la gastronomía española. Por tanto, la comida paraguaya presenta mestizaje en sabores y aromas, acompañados de las tradiciones del país. 

El pilar de la comida paraguaya como en cualquier sitio de América Latina es el maíz, que se presenta en la mayoría de los platos ya sea en granos, masa o mazorca, molido, cocido o fermentado. He ahí el plato más emblemático del país sea una mezcla cultural entre harina de maíz hervida junto con huevos, queso, algo de cebolla y leche para dar por elaborada la tradicional sopa paraguaya.

Otro de los pilares de la gastronomía de esta nación es la yuca o mandioca, tradición culinaria que comparte con su vecino Brasil. Esta es consumida como pan y sin importar que se sirva, siempre existe un plato de mandioca. Hay un sinfín de platillos que con ella se elaboran, popular es la torta mbeyú hecha de almidón de yuca con leche que es otro gran ejemplo, un deleite y explosivo plato con sencillez y sabor. El almidón de mandioca es base para muchas preparaciones más, otros platillos emblemáticos de Paraguay son el chipá que es una especie de pan y que curiosamente se pueden hacer ver en grandes cestas sobre cabezas de mujeres que las ponen en venta, es muy parecido a un pan y su consumo es muy popular. Otro caso es el de la pajaguá del mismo modo, todos elaborados con el almidón de la mandioca. 

El tercer gran pilar de cocina paraguayas son los porotos (frijoles o habichuelas). Su uso en preparaciones es común, tanto los negros como los blancos. De este mismo modo no se puede olvidar un buen tereré que se beberá sin ninguna excusa. Es la bebida más consumida, una tradición de los gauchos, que no es más que té de mate que puede ser bebido frío o caliente, lo que lo hace perfecto para toda ocasión.

En Paraguay la comida navideña tiene gran importancia, y es que este puede que sea el banquete más esperado del año. Es imposible no degustar pan dulce y sidras durante los días festivos para en el banquete de noche buena comer carnes asadas al tatacua, pollos con sustanciosos rellenos, chipas, sopas y cuanto postre pueda pasar por la cabeza de los cocineros. Y a brindar con clericó (una bebida alcohólica frutal).  

En la nación guaraní se cocina con sencillez, buen gusto, preparaciones concisas y gustosas, con tradición popular y mucho maíz, mandioca, carne y porotos. Se reúnen las costumbres ancestrales y la influencia de los inmigrantes en los platos exquisitos sobre la mesa paraguaya.

Fotos de los platos de Paraguay

Comida típica de Paraguay
Comida típica de Paraguay
Comida típica de Paraguay
Comida típica de Paraguay
Comida típica de Paraguay

 

Sopa Paraguaya

La llamada sopa paraguaya, es una especie de pan de maíz o bizcocho con forma esponjosa, que se considera como uno de los platillos más resaltantes de la nación paraguaya la cual tiene su origen compartido con Argentina. La interacción entre la cultura guaraní y la cultura española le permitió que surgieran diversos platillos en el que resalta la sopa paraguaya debido a la influencia española, quienes fueron los que trajeron la ganadería (animales tales como vacas, cerdos y aves de corral, entre otros), y con ello diversos productos derivados como leche, queso, huevos, entre otros los cuales hoy por hoy se encuentran presente en la receta original de este platillo, como es el caso del huevo. Esto en combinación con los ingredientes que eran nativos de los guaraní, como el zapallo (calabaza) la mazorca y el infaltable maíz.
La región o zona, la cual podemos mencionar como lugar de procedencia de este delicioso plato, es la región de las misiones jesuíticas-guaraníes, dominada por los guaraní desde antes de la colonización. Existen algunos textos encontrados provenientes de los jesuitas (quienes eran los que evangelizaban la religión católica) donde se describe que guaraníes ya preparaban para la época panes y tortas a base de maíz.
Pero, en definitiva, la sopa paraguaya es un delicioso bizcocho que aporta al cuerpo grandes cantidades de calorías y también proteínas gracias a los ingredientes que la conforman, en la que destaca la harina de maíz, el queso fresco cuajado, huevo, leche y la cebolla como elementos principales; a estos se le añade también la grasa de cerdo y el agua, siendo esta la receta tradicional. Sin embargo, existen otras denominaciones, una de ella llamada “sopa paraguaya de estancia” y “sopa paraguaya Don Carlos”. Todas contienen los mismos elementos, solamente que varían según la cantidad en algunos de estos ingredientes.

La llamada sopa paraguaya, es una especie de pan de maíz o bizcocho con forma esponjosa, que se considera como uno de los platillos más resaltantes de la nación paraguaya la cual tiene su origen compartido con Argentina. La interacción entre la cultura guaraní y la cultura española le permitió que surgieran diversos platillos en el que resalta la sopa paraguaya debido a la influencia española, quienes fueron los que trajeron la ganadería (animales tales como vacas, cerdos y aves de corral, entre otros), y con ello diversos productos derivados como leche, queso, huevos, entre otros los cuales hoy por hoy se encuentran presente en la receta original de este platillo, como es el caso del huevo. Esto en combinación con los ingredientes que eran nativos de los guaraní, como el zapallo (calabaza) la mazorca y el infaltable maíz.

La región o zona, la cual podemos mencionar como lugar de procedencia de este delicioso plato, es la región de las misiones jesuíticas-guaraníes, dominada por los guaraní desde antes de la colonización. Existen algunos textos encontrados provenientes de los jesuitas (quienes eran los que evangelizaban la religión católica) donde se describe que guaraníes ya preparaban para la época panes y tortas a base de maíz.

Pero, en definitiva, la sopa paraguaya es un delicioso bizcocho que aporta al cuerpo grandes cantidades de calorías y también proteínas gracias a los ingredientes que la conforman, en la que destaca la harina de maíz, el queso fresco cuajado, huevo, leche y la cebolla como elementos principales; a estos se le añade también la grasa de cerdo y el agua, siendo esta la receta tradicional. Sin embargo, existen otras denominaciones, una de ella llamada “sopa paraguaya de estancia” y “sopa paraguaya Don Carlos”. Todas contienen los mismos elementos, solamente que varían según la cantidad en algunos de estos ingredientes.

Borí Borí

El borí borí (o vorí vorí), cuyo significado traducido al español es bolita, es un término proveniente de la lengua guaraní la cual permite la duplicación o repetición continua de la palabra para hacer referencia a que existe más de uno o varios elementos mencionados. En este sentido el borí borí en Paraguay es considerado como uno de los platos típicos de la región el cual se distingue por ser un caldo espeso donde se pueden hallar varias bolitas elaboradas con harina de maíz, de donde tiene como origen su nombre. La palabra “bolita” del idioma español, fue adoptada por la segunda lengua oficial de la nación paraguaya, la guaraní, la cual adaptándola se transformó en “borita” y se fue de alguna manera simplificando el término a “borí” y posteriormente a se implementó la duplicación de ésta al formar parte del nombre de esta receta, por la cantidad de bolitas elaboradas a base de maíz.
La receta tiene como ingredientes base harina de maíz y queso, un caldo espeso y, la necesaria agua. Sin embargo, existen otros elementos que lo conforman en sus variadas versiones, como se evidencia en el llamado “borí borí con pollo”, la cual contiene pollo, tomates y cebolla, pimiento verde, calabaza, hojas de laurel, zanahorias un poco de comino, pimienta molida, curry y sal, también sal y por supuesto la harina de maíz y el queso fresco. En la variante llamada “borí borí blanco” son añadido otros ingredientes como leche, arroz, cebolla, ajo, aceite, y zapallo.    

El borí borí (o vorí vorí), cuyo significado traducido al español es bolita, es un término proveniente de la lengua guaraní la cual permite la duplicación o repetición continua de la palabra para hacer referencia a que existe más de uno o varios elementos mencionados. En este sentido el borí borí en Paraguay es considerado como uno de los platos típicos de la región el cual se distingue por ser un caldo espeso donde se pueden hallar varias bolitas elaboradas con harina de maíz, de donde tiene como origen su nombre. La palabra “bolita” del idioma español, fue adoptada por la segunda lengua oficial de la nación paraguaya, la guaraní, la cual adaptándola se transformó en “borita” y se fue de alguna manera simplificando el término a “borí” y posteriormente a se implementó la duplicación de ésta al formar parte del nombre de esta receta, por la cantidad de bolitas elaboradas a base de maíz.

La receta tiene como ingredientes base harina de maíz y queso, un caldo espeso y, la necesaria agua. Sin embargo, existen otros elementos que lo conforman en sus variadas versiones, como se evidencia en el llamado “borí borí con pollo”, la cual contiene pollo, tomates y cebolla, pimiento verde, calabaza, hojas de laurel, zanahorias un poco de comino, pimienta molida, curry y sal, también sal y por supuesto la harina de maíz y el queso fresco. En la variante llamada “borí borí blanco” son añadido otros ingredientes como leche, arroz, cebolla, ajo, aceite, y zapallo.    

La Chipa

Disfrutada muchas veces durante las temporadas de navidad y fin de año, la chipa es una especie de pan con una masa elaborada con raíz o almidón de mandioca que a pesar de tener numerosas variantes (algunas de ellas son las populares “chipas almidón”, “chipas mestizas” o las “chipas guasú”, entre otras) se trata de un platillo que tiene como ingrediente principal e invariable el almidón de yuca, es un alimento perfecto para disfrutar durante el desayuno. 
La chipa es una receta con origen en la época del llamado sincretismo gastronómico sufrido o transformado por la llegada de los españoles al continente.
Es considerado por muchos como “pan sagrado” el cual llega a verse incluso en las iglesias católicas de la región. Por otro lado, a nivel económico es una receta la cual ha sido desde hace mucho tiempo comercializada en por las denominadas “chiperas” en todos los pueblos y ciudades de la nación. Preparadas desde muy tempranas horas del día y servidas casi siempre junto a un buen té paraguayo la chipa se hace disfrutar.  
La preparación de este platillo está integrada por el almidón de mandioca, el cual estará mezclado en forma de masa junto a la leche, los huevos, la manteca o grasa, anís y sal. Una vez mezclada y moldeadas en forma de rosquillas son colocadas en unas parrilleras o asaderas previamente engrasadas las cuales serán introducidas al horno. Sin embargo, la realización definitiva dependerá de qué variante se esté preparando, por ejemplo, algunas llevan relleno de carne. 
En Paraguay, el consumo de este alimento es tan común que muchas personas, (tanto mujeres como hombre) se han visto beneficiadas debido a los empleos generados a partir de su distribución al convertirse en una actividad comercial común de la región. 

Disfrutada muchas veces durante las temporadas de navidad y fin de año, la chipa es una especie de pan con una masa elaborada con raíz o almidón de mandioca que a pesar de tener numerosas variantes (algunas de ellas son las populares “chipas almidón”, “chipas mestizas” o las “chipas guasú”, entre otras) se trata de un platillo que tiene como ingrediente principal e invariable el almidón de yuca, es un alimento perfecto para disfrutar durante el desayuno. 

La chipa es una receta con origen en la época del llamado sincretismo gastronómico sufrido o transformado por la llegada de los españoles al continente.

Es considerado por muchos como “pan sagrado” el cual llega a verse incluso en las iglesias católicas de la región. Por otro lado, a nivel económico es una receta la cual ha sido desde hace mucho tiempo comercializada en por las denominadas “chiperas” en todos los pueblos y ciudades de la nación. Preparadas desde muy tempranas horas del día y servidas casi siempre junto a un buen té paraguayo la chipa se hace disfrutar.  

La preparación de este platillo está integrada por el almidón de mandioca, el cual estará mezclado en forma de masa junto a la leche, los huevos, la manteca o grasa, anís y sal. Una vez mezclada y moldeadas en forma de rosquillas son colocadas en unas parrilleras o asaderas previamente engrasadas las cuales serán introducidas al horno. Sin embargo, la realización definitiva dependerá de qué variante se esté preparando, por ejemplo, algunas llevan relleno de carne. 

En Paraguay, el consumo de este alimento es tan común que muchas personas, (tanto mujeres como hombre) se han visto beneficiadas debido a los empleos generados a partir de su distribución al convertirse en una actividad comercial común de la región. 

Payaguá Mascada

Se describe como una masa frita hecha de mandioca. Es un platillo muy emblemático de la comunidad paraguaya. Además, La payaguá mascada es también conocida como carne marinada y su nombre se le atribuye a una especial manera de preparación que recibe la carne, dándole forma parecida a la carne de hamburguesa, es decir, planas pero gorditas.
Es un fabuloso plato típico de la cocina culinaria de Paraguay que tiene sus orígenes, al igual que muchos, en la época precolombina, y que con la llegada de los colonizadores se le fue añadiendo otros ingredientes como la carne. En este sentido podemos mencionar que la receta original o mejor dicho la tradicional es elaborada utilizando mandioca o en su defecto yuca (la cual será hervida) además de la carne molida junto a la cebolla, ajo, pimienta, sal y comino; también harina o pan rallado y el aceite con el que se freirá la carne una vez se hayan mezclado todos los ingredientes, formando de esta manera la masa que permitirá dar su característica forma. Sin embargo, pueden encontrarse algunas modificaciones adicionales de manera que quede al gusto, sin descartar el hecho de que la payaguá mascada debe ser freídas. 
Durante las celebradas festividades de San Juan, que se desarrollan todos los 28 de junio, en donde se hace común el disfrutar de este platillo.

Se describe como una masa frita hecha de mandioca. Es un platillo muy emblemático de la comunidad paraguaya. Además, La payaguá mascada es también conocida como carne marinada y su nombre se le atribuye a una especial manera de preparación que recibe la carne, dándole forma parecida a la carne de hamburguesa, es decir, planas pero gorditas.

Es un fabuloso plato típico de la cocina culinaria de Paraguay que tiene sus orígenes, al igual que muchos, en la época precolombina, y que con la llegada de los colonizadores se le fue añadiendo otros ingredientes como la carne. En este sentido podemos mencionar que la receta original o mejor dicho la tradicional es elaborada utilizando mandioca o en su defecto yuca (la cual será hervida) además de la carne molida junto a la cebolla, ajo, pimienta, sal y comino; también harina o pan rallado y el aceite con el que se freirá la carne una vez se hayan mezclado todos los ingredientes, formando de esta manera la masa que permitirá dar su característica forma. Sin embargo, pueden encontrarse algunas modificaciones adicionales de manera que quede al gusto, sin descartar el hecho de que la payaguá mascada debe ser freídas. 

Durante las celebradas festividades de San Juan, que se desarrollan todos los 28 de junio, en donde se hace común el disfrutar de este platillo.

Kivevé

En Paraguay el kivevé es un plato que se puede disfrutar como un postre al ser semidulce, pero también llega a ser considerado como un acompañante perfecto para cualquier otra comida. Su ingrediente principal es la calabaza y es el platillo preferido por muchos en la comunidad paraguaya, posee un delicioso sabor y es muy rico en proteínas las cuales aportan muchísimas energías al ser consumida en forma de crema, como es originalmente.
Dentro de la apariencia de esta crema pastosa se puede apreciar que es de un tono rojiza, y es de ahí de dónde surge su nombre, categorizado en la lengua guaraní por su característico color. Este platillo junto con muchos otros tradicionales de la historia gastronómica del Paraguay, tiene sus orígenes en la región de las misiones jesuíticas-guaraníes, ubicada en la llamada “área guaranítica” considerada hasta ahora parte de la cultura guaraní. Los aportes culinarios que la comunidad del Paraguay recibió con la llegada de los españoles, los cuales fueron los responsables de trasladar desde el viejo continente los elementos (queso, leche, huevos, etc) que se ha obtenido del ganado, y que hoy por hoy se pueden apreciar en la mayoría de las recetas paraguayas, mezcladas con los ingredientes originarios de estas tierras las cuales eran consumidos por los guaraníes.
La receta está compuesta por calabaza (conocida también como auyama o zapallo), leche, harina de maíz (la cual se favorece al espesor de la crema), queso, margarina, azúcar, sal y el agua que se ha de utilizar en su preparación durante el proceso de hervir la calabaza que luego será pasada a la licuadora junto a sus otros elementos. Al estilo de postre es un platillo considerado delicioso y se podrá apreciar de la mejor manera al servirse con una presentación la cual debe poseer una temperatura bien fría, y acompañada (opcional) por bizcochos o galletas.

En Paraguay el kivevé es un plato que se puede disfrutar como un postre al ser semidulce, pero también llega a ser considerado como un acompañante perfecto para cualquier otra comida. Su ingrediente principal es la calabaza y es el platillo preferido por muchos en la comunidad paraguaya, posee un delicioso sabor y es muy rico en proteínas las cuales aportan muchísimas energías al ser consumida en forma de crema, como es originalmente.

Dentro de la apariencia de esta crema pastosa se puede apreciar que es de un tono rojiza, y es de ahí de dónde surge su nombre, categorizado en la lengua guaraní por su característico color. Este platillo junto con muchos otros tradicionales de la historia gastronómica del Paraguay, tiene sus orígenes en la región de las misiones jesuíticas-guaraníes, ubicada en la llamada “área guaranítica” considerada hasta ahora parte de la cultura guaraní. Los aportes culinarios que la comunidad del Paraguay recibió con la llegada de los españoles, los cuales fueron los responsables de trasladar desde el viejo continente los elementos (queso, leche, huevos, etc) que se ha obtenido del ganado, y que hoy por hoy se pueden apreciar en la mayoría de las recetas paraguayas, mezcladas con los ingredientes originarios de estas tierras las cuales eran consumidos por los guaraníes.

La receta está compuesta por calabaza (conocida también como auyama o zapallo), leche, harina de maíz (la cual se favorece al espesor de la crema), queso, margarina, azúcar, sal y el agua que se ha de utilizar en su preparación durante el proceso de hervir la calabaza que luego será pasada a la licuadora junto a sus otros elementos. Al estilo de postre es un platillo considerado delicioso y se podrá apreciar de la mejor manera al servirse con una presentación la cual debe poseer una temperatura bien fría, y acompañada (opcional) por bizcochos o galletas.


Dejar un comentario

Introduce el código que aparece a continuación:


Enviar

América

Asia

África

Europa

Oceanía